ELA - Equipo Latinoamericano de Justicia y Género

menu.lidera_principal

 
Se celebró con éxito el primer encuentro de Promotoras en Derechos
 
El martes 16 de octubre se realizó el primer taller del ciclo, que contó con la participación de más de 15 mujeres referentes de diferentes barrios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El proyecto, realizado de manera conjunta por ELA y ACIJ, cuenta con el apoyo del Fondo de Derechos Humanos de la Embajada de Noruega.

(Buenos Aires, 17 de octubre de 2012) - Ayer en la tarde se desarrolló en la sede de ACIJ el primer encuentro de Promotoras en Derechos en el marco del proyecto “Transformando promesas en acciones: estrategias sobre violencia y género en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, ejecutado por ELA y ACIJ dentro del Fondo de derechos Humanos de la Embajada de Noruega en Buenos Aires.

En encuentro contó con la participación de 17 mujeres referentes de diferentes barrios de escasos recursos de la Ciudad de Buenos Aires (Villa 31, Villa 1-1-14, Scapino, Los Pinos, Villa 15). El taller, que comenzó sobre las 16 horas estuvo destinado a que las participantes se conocieran y a exponer algunos lineamientos básicos acerca de la perspectiva de Derechos. También se hizo hincapié en la importancia de abordar los derechos desde un enfoque de género, ya que muchas mujeres ven frecuentemente vulnerados sus derechos básicos.

La idea de crear una instancia de formación para Promotoras en Derechos surgió en la etapa de diagnóstico del proyecto, en la que se identificó que las necesidades, intereses y posibilidades de trabajo eran distintas entre las mujeres referentes y las vecinas en general. Así se pensó este espacio, cuyo objetivo es crear un ámbito de aprendizaje y reflexión, que les permita a las mujeres que actualmente se desempeñan como líderes en sus comunidades el contar con herramientas para acompañar los procesos individuales y colectivos de sus barrios y de este modo contribuir con el empoderamiento de las mujeres. Al mismo tiempo se pretende generar un espacio inter villas, en el que se fomenten los lazos de solidaridad entre las mujeres.

La agenda de los siguientes encuentros es amplia, abarcando temáticas tan diversas como el acceso a los servicios públicos, la violencia contra las mujeres, el acceso al trabajo y los derechos sexuales y reproductivos, entre otros. Cada uno de estos talleres contará con la presencia de organizaciones referentes en la temática abordada, de modo de promover un acercamiento entre la comunidad y las instituciones.
 
 
 
.uri">
 
"Las mujeres políticas deben animarse a tomar decisiones impopulares"


Entrevista exclusiva a Line Bareiro, feminista, integrante del Comité CEDAW y especialista en participación política de las mujeres. 
 

 

(Buenos Aires, 2 de mayo de 2012) - "Las mujeres políticas deben animarse a tomar decisiones impopulares". La frase pertenece a la integrante del Comité de la CEDAW Line Bareiro, quien conversó de forma exclusiva con el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA) durante su visita a Argentina a finales de abril, en el marco del Foro Nacional Lidera 2012, donde políticas, académicas y mujeres líderes de la sociedad civil analizaron los desafíos de la participación política de las mujeres.

Una de las conclusiones del Foro fue que la representación política de la mujer crece, pero lo hace lentamente. Las mujeres ejerciendo cargos políticos representan el 23% en el mundo y 19% en la región latinoamericana; unas 17 son presidentas y jefas de Estado en el planeta y 6 se encuentran administrando naciones en América Latina y el Caribe. Este empoderamiento crece a un promedio de 0,5 cada dos años. Los índices los comunicaba Michelle Bachelet, presidenta de ONU MUJERES, a mujeres líderes de diferentes organizaciones el jueves 26 de abril en Buenos Aires, una semana más tarde de la realización del Foro Lidera.

La abogada e integrante del Comité CEDAW (Convención para la Eliminación de Toda Forma de Discriminación contra la Mujer) Line Bareiro, que participó en dicho Foro, analizó junto con ELA indicadores similares a los ofrecidos por Bachelet y las dificultades que afrontan las mujeres que toman decisiones importantes en política.

¿Cuáles son las dificultades más difíciles de afrontar para las mujeres que están ejerciendo poder en el ámbito político?
Depende de a quién la mujer deba el poder. Si se lo debe al pueblo, decía Maquiavelo, va a tener libertad, pero si la deuda es con alguien poderoso, siempre va a estar pagando esa cuenta. Es decir, las mujeres, y también los hombres, enfrentan dificultades importantes cuando no tienen libertad de acción.

Por otra parte, todavía no hay suficientes investigaciones con perspectiva de género sobre el desempeño de las mujeres en el poder. Sí existe un trabajo ejemplar “Las legisladoras. Cupos de género y política en Argentina y Brasil”, de Jutta Marx y otras autoras, donde se observa que el nivel de satisfacción de las legisladoras en relación a sus trayectorias políticas es mayor cuando el número de mujeres en el cuerpo legislativo es más equitativo respecto de la cantidad de varones, tal como ocurre en Argentina. En Brasil las mujeres se encuentran más aisladas, repercutiendo esta condición en el nivel de satisfacción y por tanto en la permanencia en el poder.

Haydée Birgin (presidenta de ELA) ha dicho en muchas oportunidades que las personas tenemos dificultades para obtener poder y gobernar el territorio. No obstante en la región latinoamericana hay una muy buena experiencia de mujeres en los ministerios. También hay tres mujeres presidentas (Cristina Fernández, Dilma Rousseff y Laura Chinchilla). No necesariamente todas son progresistas y transformadoras, pero sus arribos a las primeras magistraturas son fundamentales porque aún sigue vigente el problema del acceso de la mujer al poder.

Cuando las mujeres tienen poder, hay liderazgos diferentes e interesantes. Está la mujer que busca alianzas con otras mujeres para conseguir avances del tipo paritario, pensando en la sociedad y en que su gobierno trabaje para garantizar derechos. Luego está la figura femenina que resalta entre los hombres al igual que Margaret Thatcher, que inclusive se niega a entender los problemas generales de las mujeres.

Personalmente agregaría una dificultad a nivel de la subjetividad: tomar decisiones incómodas es un problema frecuente para las mujeres en lugares de poder. Decidir significa optar, dejar de lado algo, excluir, inclusive perjudicar. Este aspecto es muy difícil para las mujeres.

¿Cree que las políticas públicas, por ejemplo legislaciones sobre la organización familiar y laboral, contribuirían con las estrategias que desarrollan las mujeres para sortear obstáculos durante el ejercicio del poder político?
La legislación puede ayudar en general, pero no en el ejercicio del poder. En el caso de las decisiones difíciles, no siempre son populares y hay que tomarlas igualmente. Por ejemplo en Paraguay hubo una plaga de hongos, habría que haber incendiado árboles y no se hizo. Hay excepciones, la ministra paraguaya de la Función Pública Lilian Soto ha tomado decisiones dificilísimas.

¿Qué estrategias se pueden desarrollar para transitar y superar conflictos como la falta de articulación entre el movimiento de mujeres, que posee los conocimientos sobre los problemas de la población femenina, y las mujeres políticas, que requieren de dichos conocimientos para enriquecer sus agendas y trayectorias políticas?
Este tema es muy complejo. En Bolivia por ejemplo el acceso de la población indígena al poder ha implicado una profunda democratización, y sin embargo también ha significado una gran negación de los aportes del feminismo a la lucha por el acceso al poder. La mujeres somos la mitad de la población mundial, hay mujeres en todos partes y ellas sostienen posturas bien divergentes. En los grupos PRO-VIDA quienes lideran son en gran medida mujeres. Sin embargo nuestra arma es la palabra, ya lo dijo Sonia Montaño, de la CEPAL. El movimiento obrero tuvo las huelgas, el movimiento campesino ocupó las rutas, el movimiento de mujeres en cambio tuvo razón. Los sentimientos, el afecto, el amor no nos dieron derechos, pero cuando pudimos desnaturalizar y hacer visibles situaciones como la discriminación, logramos los derechos. Fuimos las mujeres las que revalorizamos la igualdad que fue dejada de lado por el movimiento obrero. De modo que como instrumento principal tenemos la palabra. Entonces la gran estrategia nuestra es hablar, conversar, mostrar, enseñar, juntarnos, hacer. También producir colectivamente, articular para constituir una trama institucional tal como la llama la experta chilena Virginia Guzmán. Hay que estar en redes.

¿Podría darnos un ejemplo de red virtuosa?
Hay un ONG, IWRAW (International Women's Rights Action Watch Asia Pacific), que hace el seguimiento del trabajo de la CEDAW desde hace años. Se encarga de comunicar a las organizaciones de la sociedad civil de un país determinado el momento en que su gobierno se presenta ante CEDAW para informar sobre avances y retrocesos de derechos. Esta acción es muy importante porque en el mundo se desconoce este mecanismo. También colabora con la realización de los Informes Sombra que presentan las ONG. Las instruyen además para que realicen las exposiciones ante CEDAW adecuadamente.

¿Las leyes que han implementado los Estados sobre violencia de género e igualdad de oportunidades han sido suficientes para desalentar la violencia política hacia las mujeres?
El tema de las reacciones violentas son extremadamente complejas en Argentina y en el mundo, y la violencia hacia las mujeres adquiere niveles increíbles. Si hay impunidad es siempre peor. Es impresionante como en países en los que se ha avanzado surgen nuevas formas no sólo de reacción, sino también de violencias. Noruega por ejemplo es probablemente el país más igualitario del mundo, el que inventó las acciones positivas en política para el acceso de las mujeres al poder, y sin embargo es el campeón europeo de asesinato de mujeres.

También el acoso político se ha extendido en el mundo...
El término acoso político fue propuesto por Ximena Machicao en Bolivia en el plano municipal. Es una práctica violenta que se utiliza para que las mujeres dejen sus cargos o se vean obligadas a respaldar determinados temas. Este tema es brutal y se produce en todos lados. Actualmente ha sido incorporado por Naciones Unidas, se considera un tema que hay que trabajar tal como se trabaja el acoso laboral y sexual. En ese sentido creo que hay que estar siempre atrás de los estereotipos que justifican estas prácticas.

¿Hay una renovación de la misoginia en el mundo?
En mis 40 años de feminista nunca utilicé la palabra misoginia, sin embargo hay actualmente muchas reacciones que te llevan a la necesidad de trabajar sobre este tema. Por algo (Stieg) Larsson escribió “Los hombres que no amaban a las mujeres”, allí aparecen la forma extrema de misoginia, los femicidios. Sí, hay un renacer misógino allí donde las mujeres adquieren más poder.
 

Entrevista realizada por Alejandra Waigandt para ELA
 

 

.uri">
 
Mujeres líderes de todo el país participaron del Foro Nacional Lidera 2012


ELA logró reunir a mujeres líderes de la sociedad civil, la política y la academia en la Ciudad de Buenos Aires para reflexionar sobre los desafíos a la participación social y política de las mujeres en la Argentina. En el marco de una experiencia rica en debates y exposiciones, más de 60 organizaciones de la sociedad civil y representantes de organismos públicos estuvieron presentes en el Foro Nacional LIDERA 2012. Fueron dos días de intenso trabajo en el que participaron 150 personas de diversos puntos del país.

 


La experta de la CEDAW, Line Bareiro, junto con Natalia Gherardi, directora ejecutiva de ELA en el cierre del Foro Nacional Lidera 2012.


(Buenos Aires, abril de 2012) -
“En los últimos 40 años las mujeres consiguieron numerosos derechos protagonizando una revolución. La Convención para la Eliminación de Toda Forma de Discriminación (CEDAW, por sus siglas en inglés) consagra muchos de esos derechos y únicamente 7 países del mundo no han adherido. Tales conquistas transformaron las relaciones entre varones y mujeres a escala mundial y aseguraron el acceso de la población femenina al espacio público. Pero las mujeres llegamos a las instituciones en segundo lugar y sigue vigente el desafío de alcanzar la paridad”. La reflexión es de la politóloga paraguaya Line Bareiro, integrante del Comité de Seguimiento de la CEDAW, quien visitó Argentina el jueves 19 y viernes 20 de abril para participar en la conclusión del Foro Nacional Lidera 2012, un proyecto innovador mediante el cual ELA logró visibilizar liderazgos de mujeres de diversas organizaciones de la sociedad civil de la Ciudad de Buenos Aires, del partido bonaerense de Morón y de las provincias de Jujuy, Mendoza, Neuquén y Santa Fe.

La experta de CEDAW, Bareiro, habló de los desafíos de la participación política de las mujeres tras escuchar la mayoría de los análisis que compartieron centenares de personas en el marco del Foro. Según la experta, la mujer tiene la increíble capacidad de vencer adversidades como la ausencia de representación política. En los años 90 el movimiento de mujeres impulsó las legislaciones de cuotas y las nociones se vieron obligadas a asegurar el acceso de la mujer a puestos de decisión clave en el Estado, los sindicatos y las empresas. El derecho al ejercicio del liderazgo desde cargos con capacidad representativa fue obtenido para cualquier mujer independientemente de su procedencia. “El desafío político hoy es lograr que quienes ocupen esos lugares lo hagan de una manera tal que sean una fuerza transformadora de las relaciones sociales y las relaciones de género”, explicó la politóloga.

Luego Bareiro habló del liderazgo paradigmático ejercido por la norteamericana Condoleezza Rice, que cuestionó por un lado el esencialismo que naturaliza la bondad en la mujer. Por otro lado, mostró que en el mundo decide quien detenta mayor poder y la invasión a Irak en 2003 por marines estadounidenses es un ejemplo. “La figura de Rice es fundamental para comprender la complejidad del mundo hoy”, advirtió la experta de la CEDAW. “Cuando los asuntos se resuelven por la fuerza, la mujer en general queda afuera. Nos conviene que haya democracia e instituciones porque el instrumento de las mujeres para producir cambios no son las armas, ni las huelgas, ni la ocupación de tierras, las mujeres utilizamos la palabra. A través de la palabra desnaturalizamos las relaciones sociales e hicimos visible la discriminación”, agregó.

La democracia en tanto sistema de gobierno tiene validez porque asegura que van a estar representados el territorio, las fuerzas políticas, los varones y las mujeres, recordó Bareiro. Esta representación debe ser equitativa y pluralista, es por eso que la participación política de las mujeres es un componente central de la democracia. “La democracia paritaria, que dice que tienen que lograr representación las mujeres y los varones equitativamente, está en agenda y hay naciones que la lograron institucionalizar en sus códigos electorales: Atenas en 1991 y Francia en 1997. En América Latina, Bolivia, Ecuador y Costa Rica lograron la paridad representativa durante esta década. También la lograron Senegal en África y finalmente España”, describió.

Los pensamientos de Bareiro fueron aplaudidos por parte de más de 60 organizaciones que colmaron el auditorio de SADOP en el barrio porteño de Balvanera y confluyeron desde diferentes puntos del país convocadas a través del proyecto LIDERA. El mismo arrancó en 2009 con el apoyo del Fondo de las Naciones Unidas para la Democracia (UNDEF). Los tres primeros años un grupo de investigadoras se dedicó a registrar las experiencias de mujeres que lideran organizaciones civiles y resuelven problemas en sus comunidades. Muchas de esas prácticas se volcaron en un Banco de Experiencias que fue lanzado en 2011 y expone las iniciativas locales, el trabajo en redes y los mecanismos de articulación de la sociedad civil y el Estado. Estos ejes delinearon los paneles que durante el Foro Nacional Lidera 2012 protagonizaron mujeres líderes de la sociedad civil, la política y la academia.

Liderazgos locales
En la inauguración del Foro, la directora ejecutiva de ELA Natalia Gherardi aseguró que si bien Argentina es presentada como un modelo a seguir en materia de representación de mujeres en la toma de decisión (una mujer Presidenta, mujeres en la Corte Suprema de Justicia de la Nación, a cargo de ministerios nacionales clave), lo cierto es que todavía quedan muchos años antes de las que mujeres accedan a los puestos de máxima decisión que ocupan hoy mayoritariamente los varones. Y esto sucede no sólo en la política, sino también en la economía, la sociedad, la cultura.

Durante el desarrollo del proyecto financiado por UNDEF, el equipo de ELA llevó adelante una investigación sobre los liderazgos de mujeres más allá del ámbito nacional. El proyecto Lidera, recoge numerosos liderazgos locales en organizaciones sociales y políticas que pueden agruparse en dos sectores diversos, el primero está compuesto por organizaciones de la sociedad civil donde las mujeres lideran proyectos de inclusión social, son los casos de Moira Rubio, de la Fundación PH 15 para las Artes (Ciudad de Buenos Aires); Antonia Apaza, del Consejo de Organizaciones Aborígenes-COAJ (Jujuy); Vilma Jilek, de la Fundación Accionar (Mendoza); Virginia Parodi, de Madre Tierra (Morón); Marta Basile, de la Asociación Civil Pensar (Neuquén) o Marcela Lapenna, de la Fundación Chicos (Neuquén), para citar algunos ejemplos. Luego están las mujeres que lideran organizaciones que abogan por los derechos de las mujeres, entre ellas Monique Aschtul, de Fundación Mujeres en Igualdad (Buenos Aires); Elsa Colqui, de la Casa de la Mujer (Jujuy); Claudia Anzorena, de las Juanas y las Otras (Mendoza); Zulma Palma, de Mujeres al Oeste (Morón); Mónica Reynoso, de La Revuelta (Neuquén) y Silvia Oviedo, de la Red de Mujeres del Sur.

A pesar de la diferencia en los temas que abordan las organizaciones, lo cierto es que todas las ONG que participaron del proyecto y del Foro comparten un objetivo en común: trabajar por una sociedad más inclusiva y peticionar al Estado por el cumplimiento de los derechos de ciudadanía. Otra de las constantes es la casi mayoritaria presencia de mujeres involucradas en los proyectos sociales.

Para la mayoría de las mujeres que participan en la vida pública de sus comunidades el desafío es sostener sus trayectorias públicas, principalmente porque siguen siendo las principales responsables de organizar el cuidado del hogar y la familia. El estudio de ELA De eso no se habla: el cuidado en la agenda pública, mostró justamente que el trabajo de cuidar es asumido por las mujeres debido a la naturalización de su rol de cuidadoras y no logra establecerse como un tema de la agenda pública, de manera de involucrar al mercado, al estado y a la sociedad civil.

La sororidad entre organizaciones y entre mujeres es la que va a permitir mejorar las negociaciones vinculadas al uso del tiempo. Esta idea fuerza fue establecida por la historiadora Dora Barrancos en el panel de inauguración del Foro Nacional Lidera y obtuvo la aprobación multitudinaria del auditorio. Por su parte, en la jornada de cierre, ELA propuso que se replique la experiencia del proyecto Lidera en sus comunidades e instó a las 60 ONG a continuar trabajando en red en pos de una sociedad más justa e igualitaria para mujeres y varones.

Próximamente estarán disponibles en la web de ELA los materiales audiovisuales, videos con testimonios a diferentes mujeres líderes que participaron del encuentro, fotos y entrevistas a Line Bareiro y Dora Barrancos.
 

 Noticias relacionadas:

 
.uri">
 ELA presenta un libro sobre la participación social y política de las mujeres Argentina.
¿Cómo y dónde participamos las mujeres?
 
Como cierre del Proyecto Lidera, desarrollado desde 2009 con el apoyo del Fondo de las Naciones Unidas para la Democracia (UNDEF), ELA publicó el libro “LIDERA: Participación en democracia. Experiencias de mujeres en el ámbito social y político en Argentina” que recoge en una serie de artículos diversos aspectos de la participación social y política de las mujeres en nuestro país, abordados a lo largo del Proyecto.

Natalia Gherardi, directora ejecutiva de ELA, presenta y compila la selección de artículos del libro en un recorrido por las diferentes etapas del “Proyecto Lidera: mujeres participando en ámbitos locales”, sus principales conclusiones y aprendizajes.

El libro se inicia con las conferencias brindadas por Dora Barrancos, directora del CONICET, y Line Bareiro, experta del Comité de la CEDAW en el Foro Lidera celebrado en el mes de abril. Estas intervenciones problematizan los desafíos que enfrentan las mujeres de Argentina y de la región a la hora de participar en ámbitos políticos y sociales, identificando los avances y los obstáculos pendientes. Las diferentes experiencias de la sociedad civil y de la política presentadas en el Foro Nacional LIDERA son recuperadas en el capítulo a cargo de Constanza Tabbush, que realiza un recorrido por los debates planteados, al tiempo que amplía muchos de los temas con bibliografía y casos que ejemplifican y profundizan las cuestiones desarrolladas.

El artículo de Mariana Morelli presenta los resultados de dos investigaciones realizadas en el marco de este proyecto, analizando el sexo del poder en los puestos de máxima decisión en la política, la economía y la sociedad. Con una mirada particular en la composición de los cuerpos legislativos de la Nación y de algunas jurisdicciones provinciales, se analiza la persistencia de patrones de discriminación por sexo dentro de los ámbitos legislativos, revisando qué hay detrás de los números que supimos conseguir en gran medida gracias a las normas de cupo femenino.

A veinte años de la reforma del Código Nacional Electoral que introdujo por primera vez la obligación legal de incorporar un porcentaje mínimo de mujeres a las listas de candidatos, Mariana Caminotti trae a discusión las tensiones –todavía irresueltas- en materia de implementación de la ley de cupo en el orden nacional y en las legislaturas provinciales.

El proyecto LIDERA se construyó a través de las experiencias de mujeres que encabezan iniciativas valiosas en la sociedad civil y en la política, mujeres que organizan sus recursos y los recursos de la sociedad detrás de un objetivo que busca contribuir al bien común. Muchas de estas mujeres compartieron sus experiencias en los días del Foro. En su artículo, Paula Magariños recopila las experiencias de todas las mujeres líderes de la sociedad civil y de la política que fueron entrevistadas durante el Proyecto. En clave analítica, y sin caer en una visión reduccionista, Magariños presenta una tipología de liderazgos que busca avanzar en la comprensión de las estrategias y los recursos a los que acceden las mujeres a la hora de manejar el poder.

Finalmente, el artículo a cargo de Pilar Arcidiácono reflexiona sobre el rol de la sociedad civil en democracia. Su artículo pone en evidencia cómo, a lo largo de la historia política argentina de los últimos treinta años, la sociedad civil ha actuado y actúa como esfera del bienestar junto con la familia, el Estado y el mercado, ya sea por su acción directa (en tanto se le delegan funciones –terciarización-) o por su acción indirecta (principalmente frente a la omisión del Estado en atender a las necesidades y demandas de la población).

La publicación está disponible en la página web de ELA www.ela.org.ar y podrán retirarse ejemplares en nuestras oficinas, previa solicitud por mensaje electrónico.
 
 
 
.uri">
 
canal.lidera.novedades.lidera_oc_novedades_slide_show

 
ELA-Equipo Latinoamericano de Justicia y Género | Tucumán 1581 - Piso 5 Depto 10B | (011)  5430-7832/3 | Ciudad de Buenos Aires - Argentina | www.ela.org.ar | ela@ela.org.ar