Subscribite a nuestro newslatter

Tras permanecer 9 meses encarcelada por asesinar un hombre en un acto de autodefensa, Eva De Jesús fue excarcelada hasta que comience el juicio. Su nombre y el reclamo por su liberación fue uno de los más escuchados durante la última marcha bao la consigna Ni Una Menos.

(Buenos Aires, 7 de julio de 2017) - El 16 de octubre de 2016, Eva “Higui” de Jesús de 42 años fue atacada por una patota de diez hombres que intentaron violarla. Higui no sólo fue agredida por ser mujer, sino también por ser lesbiana. En el intento de violación, ella se defendió con un cuchillo y como consecuencia uno de esos hombres murió en el hospital. Higui fue detenida y encarcelada. Pero el movimiento feminista nunca la dejó sola, sumando a su agenda el reclamo por su liberación. Finalmente, el 12 de junio de 2017, la Justicia otorgó la excarcelación extraordinaria.

Tanto en el Paro Internacional de Mujeres del 8 de marzo como en la última marcha bajo la consigna Ni Una Menos, la liberación de Higui fue uno de los reclamos que más se escuchó. Los medios tomaron nota de esto. Página12 fue el medio que más venía siguiendo el caso. Por su lado, La Nación, Crónica y Clarín no le brindaron tanta importancia en sus versiones en papel. En su cobertura del 3 de junio, Clarín mencionó el reclamo de la liberación de Higui y el 5 de junio le dedicó un breve espacio en la sección Opinión. “Si se hubiera quedado tranquilita seguramente estaríamos pidiendo ‘justicia’”, termina la breve nota haciendo alusión a que si no se hubiese defendido probablemente hubiese sido un nombre más de la lista de femicidios.

A pesar de haber publicado poco en la versión papel, Clarín si le dedicó más espacio en su página web. El 8 de junio subieron una nota con un perfil de la mujer en la que explicaban que Higui “era golpeada por un grupo que la agredía por su orientación sexual. Tras la liberación, dedicaron una pieza a la noticia de la excarcelación y otra al agradecimiento de la joven por la campaña que se hizo en su defensa (en la que incluso participó el jugador colombiano René Higuita, de quien la mujer toma su apodo).

La Nación le dedicó sólo una breve a la noticia de la liberación. Un espacio pequeño en el cuál correctamente describen cómo Higui fue atacada por su “orientación sexual” y que se defendió para “evitar ser violada”. Al igual que Clarín, dedicaron más espacio a la noticia en su versión digital, donde además de un perfil de la joven, también publicaron una entrevista realizada a Romina Hermida, su abogada.

 A la noticia de la liberación Crónica le dio más espacio. La nota titulada Mató a su violador y quedó libre, se destaca por tener la voz de Higui a quien citan dando su versión de los hechos. La nota especifica que la “atacaron por su condición sexual, por ser lesbiana”. Al mismo tiempo, destaca que el pedido de la liberación de Higui fue uno de los reclamos más fuertes durante la marcha Ni Una Menos y que “su caso incluso llegó a la comunidad internacional”. Lo sorprendente de Crónica también vino de la mano de la televisión: el anuncio de la liberación de Higui estuvo acompañado de una de las características placas rojas en la que se leía “Salir a la calle sirve” con una foto de la joven de fondo.

 Página12 siguió el caso con atención y festejó la liberación de la joven. En la nota Orden de libertad demorada destacan que la mujer fue liberada luego de haber pasado “269 días detenida”. Lo interesante de la pieza escrita por Horacio Cecchi es que al comienzo realiza una breve comparación con otro caso: la Justicia ordenó la detención de Higui para investigarla de la misma forma que lo hizo con un hombre que atropelló a un ladrón. En el caso del hombre el presidente Mauricio Macri pidió por él y su excarcelación llegó “a los cuatros días sin necesidad de apelación alguna”. En cambio a Higui “la vara de la justicia le llegó a los 269 días, después de que la jueza le rechazara su libertad, después de que la abogada Raquel Hermida apelara ante la Cámara, y después de que su nombre fuera una de las banderas de la marcha de Ni Una Menos”. 

La nota correctamente destaca: “Castigada por la `buena moral`, Higui. mujer, pobre, morocha y lesbiana. tuvo que esperar casi 9 meses. No para que le crean su versión -no defendió una billetera sino su cuerpo, su identidad, y su vida- sino para que la crean `buena vecina y conocida por todos`”. Al mismo tiempo, el viernes 16 de junio la noticia fue reproducida tanto en el suplemento feminista Las12 como en el suplemento Soy, dedicado a la diversidad sexual. De hecho, este último otorgó la mayor parte y contenido del número a la noticia.

Las12 incluyó una nota escrita por Eugenia Murillo, integrante de la Asamblea Lésbica Permanente, en la cual describe tanto el festejo tras conocerse la noticia de la liberación como la lucha de los movimientos feministas y LGBTIQ por los derechos de la joven.

El tratamiento de la noticia fue correcto incluso cuando sólo se le dedicaban unas breves líneas. A Higui la atacaron por su condición de mujer y de lesbiana. Ella declaró que los hombres dijeron que la “querían corregir”. El machismo en su más pura expresión. Los medios, lejos de esterotipos culpabilizadores, hablaron de la autodefensa de la joven y también de la lentitud de la Justicia. Su liberación se vio como un triunfo colectivo y dejó en claro la importancia de la militancia y las manifestaciones feministas. Como dijo Crónica, salir a las calles sirve.

 

 


Volver