Subscribite a nuestro newslatter

Jubilaciones, empleo e impuestos: el análisis de género debe ser parte de toda discusión estructural

En la madrugada del martes 19 de diciembre, la Cámara de Diputados convirtió en ley el proyecto de reforma previsional. Este proyecto fue parte de un paquete de reformas presentado por el Poder Ejecutivo. ¿Qué significan estos cambios para las mujeres? 

(Buenos Aires - 19 de diciembre de 2017) - Es un error habitual reducir la agenda de trabajo para la igualdad de género a la lucha contra la violencia o el acceso a los derechos sexuales y reproductivos.  Lo cierto es que limitando la intervención de organismos e instituciones que deben abogar por políticas integrales para la igualdad y evitando un análisis sobre el impacto de género que tienen temas centrales de la macroeconomía y la gestión de recursos públicos, se ocultan las desventajes estructurales de género y su indiscutible impacto en las condiciones de vida de las mujeres.

Reformas como las propuestas al sistema previsional, a las regulaciones laborales y aún al sistema tributario, deben ser producto de una reflexión profunda, donde los argumentos y la valoración de su impacto en distintos colectivos de personas pueda ser analizado con detenimiento.  Reformas apuradas, basadas en desinformación, consignas vacías y falta de datos no ayudan a comprender argumentos y consecuencias.

Hace pocas horas se aprobó una reforma parcial al sistema previsional. ¿Qué impacto tendrá en las posibilidades de mujeres de acceder a la jubilación, después de una vida entera de trabajo signada por trayectorias laborales interrumpidas, informalidad laboral, trabajo de cuidado no remunerado totalmente oculto y prácticamente invisible para el Estado? ¿Cómo afectará la posibilidad de extender la edad para la jubilación a las mujeres que se acojan antes al beneficio? Y, ¿qué impacto podrá tener esa extensión en la edad jubilatoria en las mujeres y varones jóvenes que desean incorporarse al mercado de empleo? 

En pocas horas más, comenzará el debate por la reforma tributaria. ¿Qué impacto tendrán esas reformas en las mujeres, sobre-representadas entre las monotributistas, a veces trabajadoras independientes y la manera que asume el trabajo informal, menos protegido, con menos acceso a beneficios y protección?  ¿Cómo impacta en los recursos públicos y en la salud de las familias el haber mantenido inalterable la carga tributaria sobre las bebidas azucaradas, con consecuencias para la salud  de niños/as y adolescentes, que están principalmente al cuidado de sus madres?  

Seguirá en unos días la propuesta de reforma laboral, donde por ahora se ha pasado por alto la posibilidad de incluir alguna regulación incipiente que incluya un régimen de licencias más adecuado para contribuir a la redistribución del trabajo no remunerado de cuidado en las familias, dando señales a empleadores que las responsabilidades familiares pueden y deben ser una responsabilidad social compartida. Además, esta reforma se concentra exclusivamente en la Ley de Contrato de Trabajo. Sería indispensable una transformación de carácter universalista, que incorpore la perspectiva de género y que garantice estándares en los derechos laborales a todas las personas (por ejemplo, el derecho a las licencias familiares de monotributistas y autónomos) y respetando los derechos adquiridos 

Estos no son temas que se puedan resolver con apuro, sin argumentos, sin debates, sin información. Sin una reflexión profunda que incluya a las mujeres, con una perspectiva de género y un análisis feminista. Estas regulaciones tienen un impacto fuerte y duradero en las condiciones de vida de las mujeres y sus familias, en su bienestar actual y futuro. 

Este no parece ser el camino a la igualdad sino a la profundización de las desigualdades.


Volver