De eso no se habla. El cuidado en la agenda

La acción de cuidar involucra un concepto complejo que tiene muchos significados. En los últimos años se ha avanzado en reconocer que cuidar de otras personas que lo necesitan es un trabajo, aunque socialmente no se lo reconozca como tal.

Tanto los varones como las mujeres son capaces de cuidar. Sin embargo, dada la forma en la cual se organizan las actividades entre varones y mujeres (la división sexual del trabajo) son las mujeres las que mayoritariamente asumen la responsabilidad de cuidar de otros, muchas veces de manera exclusiva.

Cuidar es una responsabilidad social y una obligación legal que debe ser compartida por varones y mujeres por igual. Pero recibir cuidados también es un derecho cuyo cumplimiento depende no sólo de la promoción de una oferta de cuidado sino también de la universalización de la responsabilidad, la tarea y la asignación de los recursos materiales para realizarlo. Este es un primer paso para distribuir las responsabilidades de cuidado entre todos los integrantes de la sociedad y no depositarlas sólo en las mujeres.

Con el objetivo de colocar el tema del cuidado en el centro de la agenda pública, ELA presenta los resultados de un estudio de opinión sobre la organización del cuidado de las personas dependientes en hogares del �rea Metropolitana de Buenos Aires.

La publicación es una contribución para pensar estrategias que permitan reducir las desigualdades de género en Argentina a través de la formulación de propuestas que integren el componente de cuidado en las políticas públicas como eje para el desarrollo social y económico del país, valorizando el trabajo de cuidado como responsabilidad colectiva, en condiciones de igualdad.
ELA-Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (2011)
ISBN: 978-987-26196-3-3
Ampliar

Volver