El acceso a la salud sexual y reproductiva en Argentina en épocas de COVID-19 
ELA formó parte del proyecto La Salud Reproductiva es Vital que tuvo como objetivo analizar las medidas tomadas por gobiernos de países Latinoamericanos para garantizar el acceso a los servicios de salud reproductiva durante la pandemia. 

(Buenos Aires – 22 de enero de 2021) – Durante el 2020, ELA realizó una investigación sobre el impacto en el acceso de la ciudadanía a los servicios de salud sexual y reproductiva de la pandemia  y las medidas tomadas para darle respuesta . Esta investigación se realizó en el marco del proyecto La Salud reproductiva es vital impulsada por el Consorcio Latinoamericano contra el Aborto Inseguro (CLACAI) y aglomeró a 9 organizaciones de distintos países.  El proyecto nació con el objetivo de monitorear las respuestas que los Estados de América Latina han proporcionado para garantizar el acceso a los servicios de salud reproductiva.
En marzo del 2020 el presidente de la Nación, Alberto Fernández, declaró la emergencia sanitaria en el marco del COVID-19 y el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) como método para evitar la propagación del virus. Una gran mayoría de actividades se vieron frenadas como consecuencia del ASPO e incluso la movilización de la ciudadanía se vio reducida cuando el transporte público se estableció como prioridad para trabajadores esenciales. Pese a esto, fue prioridad del gobierno nacional garantizar el acceso a la salud para cuestiones más allá del COVID-19. 
La Dirección Nacional de Salud Sexual y Reproductiva (DNSSyR) emitió un comunicado con recomendaciones para garantizar el acceso a las prestaciones de salud reproductiva durante la pandemia de la COVID-19, el cual fue enviado a los y las distintas Referentes Provinciales en Salud Sexual y Reproductiva. Este comunicado hizo énfasis en acceso a métodos anticonceptivos y a la interrupción legal del embarazo. El informe elaborado por ELA que se titula El acceso a la salud sexual y reproductiva en Argentina en épocas de COVID-19 reúne las distintas medidas tomadas por el gobierno nacional y los distintos gobiernos provinciales para garantizar el acceso a la salud sexual y reproductiva. 
Entre los hallazgos más relevantes de la investigación se destacó que, tras las indicaciones propuestas por la DNSSyR, hubo provincias adaptaron sus propios lineamientos y recomendaciones para garantizar el acceso a la salud sexual y reproductiva. Algunos de estos protocolos incluían entre otras cosas la telemedicina; la implementación de recetas médicas electrónicas: garantizar el acceso a métodos anticonceptivos de corta y larga duración: y la eliminación de barreras de acceso a ILE, así como la promoción de los tratamientos ambulatorios. Sin embargo, también se señaló que 17 de las 24 jurisdicciones emitieron poca o nula información sobre los servicios de SSyR en el marco de la pandemia: Catamarca, Chaco, Córdoba, Corrientes, Formosa, La Pampa, La Rioja, Mendoza, Misiones, Neuquén, Río Negro, San Juan, San Luis, Santa Cruz, Santiago del Estero, Tierra del Fuego y Tucumán. 
Entre otras cosas, se reportó que el Plan ENIA registró una marcada disminución en la cantidad de servicios de salud activos durante el ASPO e incluso en la cantidad de efectores activos que dispensaron métodos reversibles de larga duración durante la pandemia. Se calcula que, considerando la población estimada a cubrir con métodos reversibles de larga duración en este contexto para el 2020, en abril de 2020 se había alcanzado un 10% de lo esperado. Al mismo tiempo, durante el ASPO las consultas sobre acceso a la ILE en la línea 0800 de salud sexual y reproductiva pasaron de entre 5 y 11 llamadas diarias a 70 cada 24 horas, lo que implica un crecimiento del 536% de las consultas telefónicas sobre este tema. 
La pandemia también afectó el control de ITS. Con respecto al acceso al testeo de VIH, Aids Healthcare Foundation observó  una disminución de 40% en la cantidad de testeos realizados desde el inicio del aislamiento en Argentina. La Asociación Ciclo Positivo ha advertido, por otro lado, que sólo el 28% de quienes necesitaron hacerse un test de VIH logró un acceso efectivo.
Para realizar este monitoreo se analizaron documentos oficiales tanto nacionales como provinciales junto a una serie de entrevistas a organizaciones y profesionales de salud de 9 jurisdicciones del país que acompañan y/o garantizan el acceso a los servicios de SSyR. Los y las entrevistadas coincidieron en que algunos de los problemas fue la falta de información para la ciudadanía con respecto al acceso a los servicios, así como las dificultades de movilización en las distintas jurisdicciones. 

En la página web La Salud reproductiva es vital se encuentra el informe de Argentina elaborado por ELA, así como un resumen y los informes de los otros países que formaron parte de este proyecto. 


 


Volver