Subscribite a nuestro newslatter
 
Polleras, tacos y estereotipos
 
(Buenos Aires, 5 de junio de 2012) - El pasado 28 de mayo La Nación publicó en su tapa la noticia del nombramiento de Gladys Cardozo al frente de la comisaría 52ª. Este no es un hecho menor en lo que respecta al avance de las mujeres en puestos de trabajos y la deconstrucción de roles prestablecidos. Pero La Nación no pudo evitar caer en estereotipos.

La noticia fue publicada en tapa acompañada de una foto. El título resaltaba la vestimenta de la mujer: “De pollera y tacos”, en lugar de sus capacidades o las razones por las que fue nombrada en ese puesto. Se privilegia el uniforme de Cardozo, diferente al de las otras oficiales, por sobre sus capacidades o incluso el hecho de que una mujer haya sido nombrada para un puesto que hace unos años, quizás, no le hubieran otorgado.

La entrevista que dio Cardozo destaca que su sueño es que las jóvenes mujeres vean hasta que lugares llegaron sus congéneres en la actualidad. Pero la nota por otro lado, comete clichés clásicos como cuando asegura que ella “nunca soñó con ser modelo, maestra o veterinaria”. De esta forma, una nota que debería reflejar un gran logro para una mujer resaltó las características físicas de la misma.

Siendo una profesión donde la incorporación de oficiales mujeres es reciente, es entendible la sorpresa que generó este hecho. Se debe destacar la intención de La Nación de otorgarle a esta noticia un lugar privilegiado reconociendo el logro de las mujeres y su constante lucha. Pero, por otro lado, sigue vigente el deseo de que deje de resultar extraordinario el hecho de que una mujer llegue a altos cargos jerárquicos en profesiones tradicionalmente consideradas masculinas.
 
 
 

Volver