Subscribite a nuestro newslatter
 
Mujeres astronautas
 
El sábado 16, Clarín publicó la noticia de que China lanzaría, por primera vez, a una mujer al espacio. La nota se limita a informar acerca de la misión que tendrá que realizar la piloto de la fuerza aérea Liu Yang, de 34 años, junto con dos colegas varones. El portavoz del programa espacial, Wu Ping, calificó la novedad como un hecho histórico. A pesar de eso, en la nota no hay más información acerca de otras mujeres que viajaron al espacio.
 


Liu Yang se suma a una lista de más de 50 mujeres que han ido al espacio. La primera fue Valentina Tereshkova que el 16 de junio de 1963, a sus 26 años, se transformó en la primera mujer cosmonauta del mundo. Luego de este debut, tuvieron que pasar casi 20 años para que otra mujer fuera enviada al espacio. En agosto de 1982, Svetlana Savitskaja, también ciudadana soviética, repite la experiencia de Tereshkova.

Al revisar la historia de los viajes al espacio pareciera que el techo de cristal, que se usa como metáfora para explicar la dificultad que tenemos las mujeres para acceder a ciertos puestos, también está instalado en el espacio. La NASA no admitió mujeres astronautas hasta la década del 70, por considerar que ninguna podría pasar las duras pruebas físicas ni tener los conocimientos o la preparación técnica necesaria. Entre agosto y septiembre de 1973, la NASA realizó un estudio con 12 enfermeras de entre 24 y 34 años. Luego del cual declaró públicamente que las mujeres tenían las aptitudes necesarias para viajar al espacio. En 1978, cuando se presentó la octava camada de astronautas, de las 35 personas seleccionadas 6 fueron mujeres.

Pese a todo, parece que en el último tiempo la NASA cambió de opinión respecto de las mujeres. En la actualidad de las 18.544 personas que trabajan en la agencia espacial, 6.539 son mujeres de las cuales 417 son de origen hispano. En noviembre de 2011, la NASA declaró querer más mujeres dedicadas a la ciencia y lanzó un sitio web para “inspirar a las jóvenes a perseguir una carrera en la ciencia y la tecnología”. Las mujeres también avanzamos más allá de la exósfera.

 

 
 
 

Volver