Subscribite a nuestro newslatter


CatamarcaYa. Argentina. 10/07/2012 
Crece la tendencia en el país de anotar a los hijos con doble apellido
 
Cada vez es más marcada la tendencia de anotar a los hijos con los apellidos de ambos padres, sobre todo en Capital Federal, donde en el último año se registraron el 40 por ciento de los bebés inscriptos bajo esta modalidad.

Según las estadísticas del Registro Civil porteño, las inscripciones con doble apellido crecieron un 76 por ciento en la última década: En 2001 representaban el 24 por ciento del total de los nacimientos y el año pasado, el 39,2 por ciento, publicó este martes el diario Clarín.

En tanto, en la provincia de Buenos Aires, cinco ciudades muestran la misma tendencia: De 2009 a 2011, en La Plata, la modalidad creció un 74 por ciento; en Quilmes creció un 64 por ciento; en Tandil, un 29 por ciento; en San Isidro, un 28 por ciento y en Mar del Plata, un dos por ciento.

La directora del Registro de las Personas de la Provincia de Buenos Aires, Claudia Corrado, sostuvo que "la tendencia de los últimos años es que cada vez más parejas deciden ponerle un solo nombre a sus hijos y acompañarlo con el apellido del padre y la madre".

Según explicó la abogada de familia del Equipo Latinoamericano de Justicia y GéneroGabriela Pastorino, que el bebé lleve ambos apellidos es una tendencia mundial y responde, por un lado, a querer establecer lazos más estrechos con la familia materna, sobre todo en el caso de las madres solteras que son jefas de hogar.

"Como cada vez las parejas se casan menos, que el hijo lleve los dos apellidos constituye de alguna manera un vínculo legal", agregó la especialista.

En tanto, la médica psicoanalista, miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) Raquel Rascovsky, "desde el momento en que la mujer comenzó a trabajar, su rol se igualó al del hombre y su apellido tiene el mismo peso que el del padre".

Asimismo, para su colega Laura Orsi, sumar el apellido materno "refuerza la identidad femenina y reinstala una vieja tradición que antes se limitaba sólo a determinadas familias o directamente a la aristocracia".

"En términos de igualdad de géneros, hoy el doble apellido es algo que tiene un alto valor simbólico", señaló la profesional.
 
 
 

Volver