Subscribite a nuestro newslatter
 
Entre Ríos: Dio a luz una niña de 11 años
 
A mediados de enero, los medios se hicieron eco de un nuevo caso de aborto no punible. En la provincia de Entre Ríos una nena de 11 años quedó embarazada producto de una violación y su familia solicitó la interrupción del embarazo tal como lo permite el artículo 86 del Código Penal argentino. El pedido fue judicializado y aunque finalmente se aprobó su realización, la familia desistió de la solicitud en el medio de fuertes rumores de presiones ejercidas para evitar la interrupción del embarazo.

Los medios más importantes del país siguieron a diario la cobertura del caso mencionando dos puntos en particular: los riesgos a nivel físico y psicológico para la niña de llevar a cabo el embarazo y el debate todavía truncado a nivel legislativo sobre el aborto. Incluso, los medios se expresaron cuando la familia retiró el pedido de aborto. Sin embargo, el desenlace de esta violación a los derechos de la niña en cuestión pareciera no tener para tanta importancia para los medios. El 25 de julio, La Nación y Página12 publicaron en sus páginas un breve para contar la noticia del nacimiento del bebé. Dos días después, Crónica publicó una noticia al respecto.
 
 

Aunque ninguno de los tres diarios hace referencia a los derechos de la niña que no se respetaron, sí hacen un relato de cronológico del caso, explicaron que el embarazo fue producto de una violación y hablan de las presiones que habría recibido la familia para no continuar con el pedido de aborto terapéutico. En su nota, La Nación destaca que organizaciones de derechos humanos y del movimiento feminista denunciaron las presiones realizadas por organizaciones católicas, así como también explicaron que la práctica está contemplada en el Código Penal y fue ratificada por la Corte Suprema de Justicia
 
 

Estando recién iniciado el debate sobre la legalización del aborto en el ámbito legislativo, es importante que los medios aborden el tema desde un enfoque de derechos, entendiendo que la interrupción voluntaria del embarazo se vincula directamente con los derechos sexuales y (no) reproductivos de mujeres y niñas.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Volver