Subscribite a nuestro newslatter

 

Clarín. Sociedad. 11.05.2006

VIDA COTIDIANA: HAY VOCES A FAVOR Y EN CONTRA
No todos opinan como el Parlamento
 

A raíz de la media sanción que ayer le dio el Senado al proyecto de ley de acoso sexual, Clarín salió a recoger opiniones de juristas y psicoanalistas y constató que no hay unanimidad de criterios al respecto. Como ejemplo, valen estas dos opiniones:


Juan Carlos Volnovich, psicoanalista: "Asistimos a un momento en el que se empiezan a hacer visibles situaciones de violencia y abuso que hasta ahora habían permanecido ocultas bajo del manto de los usos y costumbres. Este proceso supone, justamente, que algunas costumbres ya no parezcan tan naturales. En los últimos años, una de las primeras conductas que se incorporó al Código Penal fue la violación dentro del matrimonio. Ahora es el turno del acoso sexual. Sucede que por estereotipos patriarcales está 'naturalizado' que los varones tienen que tirarse un lance con la mujer. Es una violencia corporal que no siempre tiene que ver con la violación, sino simplemente con hablarle muy de cerca, mirarle los senos o la cola. Son miradas lascivas que desnudan a la mujer. La penalización del delito de acoso sexual se convierte ahora en una herramienta para que las mujeres puedan salir del lugar de objeto sexual e instalarse como sujeto de derecho, capaz de defenderse".


Haydée Birgin, abogada de familia y presidenta del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA): "No estoy de acuerdo con la criminalización de las conductas sociales. Sería como creer que por la fantasía de un poder simbólico se va a modificar una cultura. Hay ejemplos de sobra que demuestran que este enfoque no sirve: el aborto está penalizado y todos los días mueren mujeres que siguen abortando; por el pedido encabezado por el ingeniero Blumberg se bajó la edad de la imputabilidad y eso no resolvió el tema de fondo, no frenó la delincuencia. El acoso sexual es un hecho repudiable. Pero debe ser atacado con campañas masivas de comunciación que creen conciencia social. También es fundamental que esta problemática se incorpore a la legislación laboral".

Graciela Gioberchio


http://www.clarin.com/diario/2006/05/11/sociedad/s-02903.htm

 
 

Volver