Subscribite a nuestro newslatter
 

La Voz del Pueblo (Tres de febrero, Buenos Aires). 03/12/2012

“Antes nos quemaban por brujas, hoy nos disciplinan con fuego”
 

Sagaz, terminante en sus conceptos, la periodista Lorena Maciel, habló en forma descarnada de la violencia en todas sus facetas. Habló de derechos, de justicia y del compromiso de los periodistas.

Continuamos con la entrega de los trabajos que con motivo del Día de Lucha contra la Violencia de Género se realizaran en nuestra edición impresa, esta vez le toca a Lorena Maciel.

Por María Goicoechea

Dijo Mahatma Gandhi, "nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa". Palabras más que acertadas que surgen solas tras la charla con la periodista Lorena Maciel de TN, especializada en temáticas judiciales.
"El problema que tenemos en el tratamiento de los temas de género en el periodismo es el siguiente: vos querés contar un tema, ahora, ¿cuál es tu finalidad? Contarlo por escabroso que sea o vos tenés un deber y una responsabilidad como periodista de aportar una información que le pueda servir a la otra persona que se identifica con ese caso que estás contando, pero no sabe de qué manera poder zafar, eso es lo que nos vive pasando", comenzó diciendo.

-¿Entonces cuál es el sentido de contar al aire o escribir estas historias?
- Mostramos casos para que la mujer que ve esto no diga mi destino es el de Wanda Taddei, sino tengo manera de zafar. Hace años que está la Casa del Encuentro, hace años que está Natalia Gherardi del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA). También se está trabajando en la Justicia en distintas instancias, las comisarías de la mujer, ONGs de mujeres.
Lo mío es compromiso con todos los casos que me pueden llegar, desde un lugar no de resolver sino de conectar, de ser mediadora.
El problema está cuando algunos periodistas se creen que pueden ocupar el lugar de un juez. En mi caso es conectar a las víctimas con las oficinas de violencia doméstica, con la comisaría de la mujer, hacer un seguimiento con abogados que las puedan asesorar ya, he llamado para que envién brigadas a lugares.

- Difundir siempre...
- El planteo del periodismo hoy es que hacer con estos casos, se difunden o no. Elena Highton de Nolasco, (vicepresidenta de la Corte Suprema) me dijo que hay un efecto contagio un efecto dominó a partir del crimen de Wanda Tadei. Entonces, ¿que hacemos? Yo sí lo voy a difundir, primero para que la persona que lo ve no crea que es un bicho raro que le pasa sólo a ella, que es algo mucho más común de lo cree y segundo para que reciba una información como una suerte de bocanada de aire, que sepa que hay instituciones que la van a ayudar, respetando su anonimato hasta que pueda hacer la denuncia. También apunto al vecino, porque cuando ocurre un hecho de violencia doméstica, no hubo una hubo una sino mil señales previas.

- ¿Dónde ubica a la violencia de género?
- La violencia de género no es un tema de intimidad de pareja, nos compete a todos, así como cuando maltratan a un niño, no me importa la madre, hay un derecho superior que está por encima de la madre que es el derecho del niño. En esto es lo mismo, hay un derecho por encima de la intimidad que es el derecho de la mujer a no ser maltratada. Me pronuncio, lo digo y lo sostengo cada vez que puedo en TN: muchas veces se confunde que sólo damos estadísticas y casos escabrosos pero es la manera que se tome conciencia de la violencia de género, que es intrafamiliar y que nos atraviesa a todas las capas económicas y sociales de la sociedad.

- Tampoco usamos "femicidio", es "crimen pasional" para un titular.
- Totalmente. Durante años se habló de "crimen pasional" y la verdad es que nadie mata por pasión. Por pasión uno ama, uno cuida y uno respeta al otro, entonces desde los medios escribiendo "crimen pasional", indirectamente se avala una suerte de justificación que hace el violento con la víctima, el famoso "se lo merecía".

- ¿De qué manera se comienza a instalar el tema en la sociedad, en los medios?
- Creo que el gran problema fue que las feministas empezaron a poner foco y muy bien en este tema y por prejuicios que hay contra ellas, no se logró instalar masivamente en la sociedad. Entonces, cuando se empieza a hablar del tema, cuando surgen las leyes a partir de los hechos ocurridos, los medios tienen un rol preponderante en la formación de una cierta conciencia de la magnitud de la violencia de género, en la formación de valores que tienen que ver con la moral, por lo tanto los medios tienen una responsabilidad en marcar que está bien y que está mal. Muchas cosas pueden ser discutidas pero otras no. Hoy los derechos de lesa humanidad no son discutidos, la violencia de género tampoco.

- ¿Esto es ahora?
- No, esto no surge ahora, ahora se habla, ahora las estadísticas se dan a conocer y nosotras desde los medios tenemos el deber de decir "NO", acá no hay igualdad de poder ni económica ni corporal. sino vayamos al caso de Carolina Aló, la que recibío 117 puñaladas de su novio Fabián Tablado, ¿que hubiera pasado si ella se las quería pegar a él?, no hubiera podido. Más allá que uno repudia cualquier tipo de violencia hacia un hombre o una mujer, hay una situación de vulnerabilidad histórica desde el momento que se nos permitió votar después de no sé cuantas décadas, como si fuerámos un mal inferior. A partir de ahí, esas cuestiones se viven en cada ámbito laboral redacciones, estudios de televisión, hay mucho chiste que demuestra una falta de respeto que se traslada a la sociedad.

- Defensa de nuestros derechos...
- La defensa de los derechos de la mujer no tiene nada que ver con un odio al hombre ni con resentimientos y mucho menos envidia. Son décadas de derechos oprimidos y postergados, donde el precio fue el cuerpo y no solamente el de la mujer, sino también el de los hijos. Eso de registrarnos como un individuo de su pertenencia, donde él dispone de ese cuerpo, de esa voluntad y de esa existencia y si además hay dominio económico peor. Por eso se habla de un círculo vicioso donde la mujer perdona, por ese mandato que tenemos de comprender todo y el hombre ataca y se arrepiente.

- Situación que se traslada a todos los ámbitos.
- Exactamente. Hasta en las comisiones legislativas de familia, educación y género, no haya paridad entre hombres y mujeres voy a sentir que hay un trasfondo importante que se puede traducir en violencia de género. Todas están integradas sólo por mujeres, pareciera que ellos tienen temas más importantes como el presupuesto 2013 y la verdad que nos están quemando día a día como en la época del medioevo, antes nos quemaban por brujas, ahora nos disciplinan a través del fuego.
 

 
 

Volver