Subscribite a nuestro newslatter
 
Efecto Marita: se modificó la ley de trata
 
Luego de que se conociera el fallo absolutorio en el caso Verón, la Cámara de Diputados trató y aprobó en sesiones extraordinarias los cambios a la ley de trata de personas.

La Cámara de Diputados aprobó la reforma a la ley de trata de personas. El proyecto, que permanecía cajoneado desde 2010, se incorporó a la agenda de sesiones extraordinarias tras darse a conocer el fallo que absolvió a las 13 personas acusadas por el secuestro y promoción de la prostitución de Marita Verón.

El proyecto contó con el apoyo de todo el arco político, aunque durante el debate diputados y diputadas de la oposición no perdieron oportunidad de criticar al kirchnerismo por la demora en abordar el tema en la cámara. Por su parte, quienes pertenecen al oficialismo responsabilizaron a la Justicia.
 

Los cuatro medios monitoreados, Clarín, Crónica, La Nación y Página12 publicaron notas vinculadas con este tema, lo mantuvieron en la agenda e incluso en alguna ocasión lo destinaron a la tapa. La cobertura incluyó información acerca de las novedades respecto del caso Verón y notas de opinión, como la firmada por Fabiana Tuñez de La Casa del Encuentro publicada por La Nación.

La ley 26.364 de prevención y sanción de la trata de personas fue promulgada en abril de 2009 e inmediatamente recibió críticas de diversas organizaciones, en particular por exigir a las víctimas mayores de 18 años la prueba de que dieron su consentimiento para ser explotadas. Las modificaciones incorporadas se relacionan directamente con la responsabilidad del Estado para combatir este delito y para con los derechos de las víctimas.
 

De los medios monitoreados sólo Clarín y Página12 mencionaron en alguna ocasión la importancia de reconocer los derechos de las víctimas de la trata de personas y la importancia de que ellas también los conozcan.

Marcela Rodríguez fue la única que firmó un dictamen en minoría. La diputada cuestionó que
no se incluyan castigos para quien paga por sexo en los burdeles ni penas de prisión para los que regenteen o sean dueños de los lugares donde exista explotación sexual ni medidas concretas para apoyar a las víctimas en su reinserción laboral.
 

Tal como señalaron algunas de las fuentes consultadas por los diferentes diarios, la modificación de la ley es un avance, a pesar de que aún pueden incorporarse otros cambios. Habrá que ver cómo se aplica la legislación y si esto produce cambios positivos en la realidad de la lucha contra el delito de trata de personas.
 
 
 

Volver