Subscribite a nuestro newslatter
 
Mató a su hijo para vengarse de su ex pareja
 

Un hombre de 32 años asesinó a su hijo de 3 años cuando la madre del niño se negó a retomar la relación con él. El hombre le había dicho que si no aceptaba recomponer la pareja, nunca más vería al nene.

El 10 de enero, Crónica y Clarín dieron a conocer la noticia de un caso de Río Tercero (Córdoba) en el cual Javier Oviedo (32) asesinó a su hijo de 3 años y luego se suicidó. El motivo del crimen fue que la madre del niño y ex pareja de Oviedo, Yanina Córdoba (25), se negaba a retomar la relación con el hombre.

La pareja estaba separada desde septiembre del 2012 cuando Córdoba decidió abandonar la casa que compartían alegando hechos de violencia doméstica. De todas formas, nunca hizo la denuncia. Tras varios pedidos por parte de Oviedo, ella accedió a que el nene pasara un fin de semana con su padre, pero el hombre aprovechó la oportunidad para amenazarla obligándola a volver con el “o sino no volvería a ver al nene”.

Finalmente, el hombre asesinó al chico y luego se suicidó. Córdoba los encontró cuando fue a la casa ya que el hombre dejó de responderle los mensajes y llamadas al celular. Los investigadores creen que Oviedo cometió el asesinato como forma de controlar a la mujer y de vengarse por no hacer lo que él quería.
 

Esta no es la primera vez que se da un caso de estas características. El 18 de diciembre del 2012, Adalberto Cuello fue condenado a cadena perpetua por el asesinato de Tomás Santillán. Las pericias psicológicas lograron demostrar que Cuello asesinó al niño para “pegarle donde más le dolía” a Leonor Santillán (madre del niño y ex pareja del hombre). El crimen fue considerado como un caso de violencia de género por el Tribunal Oral 1 de Junín.

La Casa del Encuentro elaboró la definición de “femicidio vinculado” que hace referencia a las acciones del femicida para consumar su fin, ya sea matar, castigar o destruir psicológicamente a la mujer. En esta clasificación se ubican a los asesinatos de un tercero que haya quedado atrapado en “la línea de fuego” del femicida y el asesinato de una persona del entorno afectivo de la mujer, que el agresor comete con el fin de castigarla. Según los datos de su último informe, durante el primer semestre del 2012 se contabilizaron 11 femicidios vinculados de hombres y niños o niñas. Aunque en el movimiento de mujeres no hay pleno acuerdo respecto del uso del término “femicidio vinculado” y el debate continúa vigente, puede considerarse una herramienta que contribuye a visibilizar otro aspecto de la violencia contra las mujeres.
 
 
 

Volver