Subscribite a nuestro newslatter
 

Avances y retrocesos de la participación femenina en la política israelí

 

Si bien las mujeres lideran tres de los principales partidos que compiten en las elecciones, no se perfilan como favoritas y aún persisten fuertes estereotipos y prejuicios en diferentes ámbitos.

Con motivo de la cobertura de las elecciones israelíes del 22 de enero, La Nación publicó la nota “Las mujeres ganan terreno en la carrera electoral israelí” el viernes 18, en la que se hace referencia al papel de las mujeres como candidatas de tres de los principales partidos políticos. También se ofrecen algunos datos que darían cuenta de la participación femenina: del gabinete saliente 3 son mujeres, el parlamento cuenta con 23 diputadas y 20 mujeres están en las listas electorales con posibilidades reales de ser electas. Además se destaca el rol decisivo que puede desempeñar el voto de las mujeres en los resultados electorales.

Sin embargo, este aparente avance se desdibuja tras una mirada más atenta y contextualizada de los datos. Las 3 ministras representan sólo un 9% del gabinete (sobre un total de 33), y la participación femenina en el parlamento apenas supera el 15%. A todo ello hay que sumar las posiciones de los partidos religiosos ultraortodoxos, que consideran que las mujeres no deben participar en política, así como ciertos estereotipos y percepciones sociales, que actúan como obstáculos para lograr la equidad de género en el ámbito político.

De todos modos, uno de los aspectos positivos a destacar en la coyuntura política israelí es que las mujeres adoptaron un papel predominante en las protestas sociales del año pasado y que muchas de ellas están tomando consciencia de la importancia de la participación de las mujeres en la vida política. Un ejemplo lo constituye la exhortación de la representante del Consejo Nacional de las Mujeres judías con motivo de las elecciones “Vota como si tu vida dependiera de ello, porque así es: depende".
 

 
 

Volver