Subscribite a nuestro newslatter
 
Mentoreo: otro factor de desigualdad
 

La Nación publicó una nota acerca del mentoreo dentro de las empresas, una relación entre jefes y empleados de la que las empleadas difícilmente se benefician, además de dejar en evidencia la ausencia de mujeres en lugares de decisión dentro del sector privado.

En su edición del domingo 3 de febrero, La Nación publicó una nota titulada Tener un mentor: un desafío para las mujeres de la empresa, firmada Eugenio Andrés Marchiori. Allí, el diario aborda un tema interesante que afecta el empleo y las posibilidades de progreso de las mujeres como lo es la falta de procedimientos transparentes para el ascenso y promoción. A esto se le suma la relevancia de las "redes informales" dentro de las empresas, que benefician mayoritariamente a los varones.  

La nota explica que estas relaciones de mentoreo suelen comenzar fuera del ámbito laboral, lo cual constituye el primer obstáculo para las mujeres ya que por lo general “tienden a regresar al hogar una vez concluidas sus tareas laborales”. Marchiori señala que esto se debe a la todavía vigente creencia de que son las mujeres quienes deben encargarse de las tareas del hogar y afirma que el  “qué dirán también constituye una barrera a la hora de que una mujer establezca una relación informal de mentoreo con un varón.   

Esto último deja en evidencia la ausencia de mujeres en lugares de decisión dentro de las empresas, lo que anula la posibilidad de que existan “mentoras”. Según los datos relevados por ELA, disponibles en la publicación Sexo y Poder ¿quién manda en Argentina? el Índice de Participación de las Mujeres (IPM) para 2010 es de 15 por ciento. Dentro de las grandes empresas se relevaron mil puestos de trabajo: solo 43 estaban ocupados por mujeres, es decir el 4,4 por ciento.

El “mentoreo” sirve así para ejemplificar las desigualdades de género dentro de las empresas. Esta costumbre, entonces, debería ser también uno de los factores en los cuales trabajar para eliminar la discriminación por razones de género y asegurar la igualdad de oportunidades entre empleados y empleadas. 
 

 
 

Volver