Subscribite a nuestro newslatter
 
Desnudas aparecemos en la tapa
 

Silvio Berlusconi se presentó a votar y tres mujeres del grupo Femen se manifestaron en contra del candidato y ex premier italiano. Días antes, este grupo también había festejado la renuncia del Papa.


No importa la temperatura. No importa donde estén. Les importa el reclamo y su forma de hacerse ver. Las mujeres de Femen, un grupo feminista ucraniano fundado en el 2008, saben como hacerse notar. Todo lo que hacen, lo hacen desnudas de la cintura para arriba. En topless y con escrituras sobre sus cuerpos luchan contra el turismo sexual, instituciones religiosas, agencias de matrimonio internacionales, sexismo y otros asuntos sociales nacionales e internacionales.

Que Berlusconi, ex premier italiano que dejó su puesto en un mar de escándalos,  se haya presentado a votar fue una oportunidad más para que este grupo ataque.  Inna Shevchenko, Oksana Shachko y Elvire DuPont esperaron a que Il Cavaliere apareciera para sacarse la ropa y protestar: “Basta de Berlusconi”, quien quedó petrificado ante la escena y tuvo que ser empujado dentro de la escuela por los guardias de seguridad.

Rápidamente, y con mucha violencia, la policía actuó y detuvo a las tres mujeres. Silvio Berlusconi siempre fue conocido por ser un hombre con mucho poder y una actitud de playboy de fama mundial. Durante su mandato, se le conocieron varias fiestas con mujeres y algunas chicas menores de edad.                                       

Lo que hay que analizar en este acontecimiento no es la manifestación en sí sino que siempre son estos tipos de reclamos los que llegan a los medios. Clarín publicó la noticia sobre Femen y Berlusconi el 25 de febrero solo un par de días después que haya publicado una noticia de una protesta similar en el Vaticano (la misma organización festejando la renuncia del Papa).

El movimiento de mujeres a nivel mundial se caracteriza por sus manifestaciones y formas de reclamar o hacerse notar. Pero en los últimos tiempos, los medios de comunicación comenzaron a ignorar estas protestas. De todas formas, las mujeres de Femen siempre logran hacerse notar: es imposible ignorar a una mujer desnuda. Estas son las que llegan a los medios. El debate gira en torno a si unas mujeres con las tetas al aire pidiendo por los derechos de las mujeres forma parte de la objetivización de la mujer o no. Ellas consiguen la atención que necesitan, pero ¿logran que el mensaje llegue o se pierde en la banalización del cuerpo de la mujer?

 
 

Volver