Subscribite a nuestro newslatter


El Tribuno (Salta). 27/03/2013
"Al bebé se lo puede dar para la adopción"
 

Por Jimena Granados

En medio de la polémica, el concejal de Salta Federal Aroldo Tonini respondió a las críticas que generó su idea de subsidiar a las mujeres embarazadas como producto de una violación para que no aborten.

El legislador presentó una iniciativa que supone dejar de entregar pastillas del día después y no aplicar en Salta el fallo de la Corte Suprema de Justicia que permite a las víctimas de violencia sexual interrumpir la gestación.

El concejal señaló que la propuesta de ofrecerles asignaciones a las víctimas de violación embarazadas surgió en el marco de la asunción del papa argentino y del Día del Niño por Nacer.

“La idea es apoyarla y contenerla para que nazca el bebé. Si después el bebé le produce tormentos, dolores o malos recuerdos, lo puede entregar para la adopción al Estado”, dijo.

Tonini cuestionó además la resolución del máximo tribunal del país, que resolvió que el aborto se puede realizar si la mujer presenta ante el médico una declaración jurada en la que manifieste haber sufrido una violación. Entre otros argumentos, sostuvo que la Provincia también contradice el criterio de la Justicia.

¿Puede aclarar cuál era la idea de su proyecto de ordenanza?

El proyecto busca declarar a Salta como ciudad pro-vida en el marco del Día del Niño por Nacer, que se recordó el 25 de marzo, y en este contexto del papa Francisco, que supone defender la creación.

Busca enaltecer la vida y, para eso, propone medidas concretas. El proyecto habla de que el Municipio se abstendrá de entregar pastillas que tengan componentes abortivos.

Aquí aparece el debate con instituciones de los derechos de la mujer. Estas organizaciones dicen que la mujer tiene derecho a interrumpir el embarazo cuando fue violada basándose en el fallo de la Corte Suprema, según el cual basta la declaración jurada de una mujer que dice haber sido violada para que acceda al aborto en los hospitales.

Este fallo tuvo un acatamiento dispar en las provincias. Las kirchneristas lo aplicaron tal cual dijo la Corte. Salta puso en el protocolo de aborto no punible al Ministerio Público.

De ninguna manera el proyecto pretende ir en contra de la ley de salud reproductiva 25.673, que permite la entrega gratuita de anticonceptivos siempre que sean reversibles y no abortivos.

Mi proyecto está en consonancia con esa ley. Dice que no hay que entregar píldoras, como la del día después, que impliquen el riesgo de producir abortos.

Hay pastillas que pueden producir abortos, no anticoncepción. A mí no me interesa discutir la anticoncepción, que es evitar que se una el óvulo con el espermatozoide. El proyecto dice bien claro que se refiere a los efectos abortivos, que se producen cuando el óvulo ya esté fecundado.

¿La pastilla del día después no está avalada por la OMS y la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica)?

No todas las pastillas del día después son solo anticonceptivas. Hay muchos de los llamados anticonceptivos orales de emergencia que, al producir un daño en el útero de la mujer, evitan la implantación del óvulo fecundado y se convierten en abortivas.

¿Su proyecto busca evitar que se aplique el protocolo que permite el aborto no punible a víctimas de violación?

El proyecto no acepta que en Salta Capital se aplique el fallo de la Corte. De hecho, la Provincia de Salta puso el tema en cabeza del Ministerio Público. No dispuso, como dice el fallo de la Corte, que basta la declaración jurada de la supuesta mujer violada ante el médico (para hacer el aborto)

La Provincia dijo que la mujer tiene que ir al Ministerio Público, presentarse ante un fiscal, firmar una declaración jurada... y yo espero que el fiscal le pida la denuncia contra el violador.

Que el fiscal pida: “¿Vos decís que fuiste violada? Bueno... radicá la denuncia”. Porque es un hecho desgarrador, inhumano y canallesco el de la violación, entonces hay que radicar la denuncia.

Porque puede también presentarse una mujer que diga que ha sido violada aunque su embarazo sea producto de una relación sexual cualquiera.

Ahí es cuando se interpreta que el proyecto pretende que una ordenanza pase por encima de un fallo de la Corte Suprema.

De ninguna manera el proyecto pretende tener conflicto con ninguna ley nacional o provincial, ni con ningún fallo de la Corte.

Pero está contradiciendo el criterio de la Corte Suprema.

En ese caso, la Provincia también lo contradice. El gobernador, de quien esperaba más firmeza pero estoy de acuerdo con su actitud, pone al Ministerio Público para que un fiscal siga la causa.

Lo que también genera mucha polémica es que el proyecto pretenda “resolver” la situación de una mujer embarazada por una violación con un subsidio. ¿Cree que esa puede ser una salida?

El objetivo de esa propuesta es invitar a la mujer, aún en el hecho doloroso de la violación, a que no aborte por más que su bebé venga de una circunstancia desgarradora.

La idea es apoyarla y contenerla para que nazca el bebé. Si después el bebé le produce tormentos, dolores o malos recuerdos, lo puede entregar para la adopción al Estado.

No es comprar a nadie. Es apoyar y contener. Se entregan tantos subsidios... incluida la Asignación Universal por Hijo, que tiende a promover poco trabajo y mucha quietud... Es buscar que la mujer no caiga en la tentación rápida de encontrar en el niño al culpable.

Este proyecto está en consonancia con una perspectiva católica. ¿No le parece que la iniciativa quizás pretenda que esta visión religiosa se superponga en políticas públicas que son para los ciudadanos de todos los credos?

No quise poner ninguna concepción religiosa en el proyecto. Es una concepción universal natural, que pretende fomentar la vida humana.

¿Tiene alguna perspectiva de qué legisladores apoyarían esta iniciativa?

No. Hay varios que están en contra y varios que están a favor.

 

Niegan que la pastilla sea abortiva
Organizaciones como el Foro de Mujeres por la Igualdad de Oportunidades y la Alianza de Abogadas por los Derechos Humanos de las Mujeres expresaron ayer en un comunicado su rechazo a la iniciativa del concejal Aroldo Tonini que supondría dejar de entregar pastillas del día después.

“El proyecto expresa un fundamentalismo lesivo del derecho a la salud de las mujeres y es llamativo su desconocimiento de las leyes vigentes o las competencias de un Concejo Municipal”, dice un texto difundido con la firma de instituciones feministas.

El escrito rechazó que la píldora del día después sea abortiva y destacó que el Estado debe entregarla.

“La anticoncepción hormonal de emergencia no es abortiva ya que, en el supuesto caso de que la fecundación ya se hubiera producido en el momento de su administración, ésta no impide la implantación ni afecta el posterior desarrollo”, dice el comunicado.

El escrito sostiene que la ordenanza iría en contra de la ley 25.673 y destaca que la norma supone “la obligación para los efectores públicos de proveer fármacos para anticoncepción de emergencia cuando se ha producido una relación sexual sin protección como, por ejemplo, en los casos de violación”.

El documento se distribuyó ayer con la firma de Católicas por el Derecho a Decidir, el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género, el Foro por los Derechos Reproductivos de Buenos Aires y la Red Alto al Tráfico y la Trata, entre otras entidades.

 
 

Volver