Subscribite a nuestro newslatter
 
Hora de enseñarle a los hombres
 

En varios países se crearon campañas para prevenir la violencia contra las mujeres orientadas a los hombres. Se busca enseñarles sobre la violencia sexual y el sexo no consentido.

 

El pasado 28 de marzo, La Nación publicó una nota titulada Políticas públicas contra el machismo donde su autora, la periodista Hinde Pomeraniec reflexionó acerca de las estrategias adoptadas por varios países de enseñar a hombres a combatir el machismo.

En el último mes estalló en Argentina un debate en relación a la publicidad realizada para la cervecería Schneider, donde los hombres pedían “perdón por buscar el roce arriba del bondi”. Esto motivó a la autora a escribir esta nota detallando las distintas estrategias creadas a nivel internacional para luchar contra la violencia de género y centrándose en iniciativa novedosa para Argentina: campañas destinadas a los hombres.

La idea es enseñarle al género masculino acerca de la violencia sexual y cambiar el foco de las políticas preventivas que asesoraban “a las mujeres para que no se convirtieran en víctimas, sugiriendo de algún modo que los hechos violentos son incentivados por la conducta de ellas”.

La autora cita varios ejemplos como el de Escocia “donde  pusieron en marcha una campaña centrada en los más jóvenes (de 18 a 27 años), target adecuado para conseguir que los hombres no se conviertan en violadores. Se llama We can stop it (Nosotros podemos frenar esto) y consta de una serie de videos y avisos entre los cuales puede verse una especie de test que funciona como excelente pedagogía para todos los que prefieren seguir ignorando que sexo sin consentimiento es violación”.

Estas campañas fueron implementadas también en Estados Unidos, Canadá y España, entre otros. En Argentina la historia es otra. Lejos estamos de ver una campaña de este estilo destinada a los hombres. Incluso, vivimos en una sociedad que idolatra a algunos asesinos de mujeres como Barreda y Monzón. Según la autora de la nota, Argentina tiene un muy buen espacio que debe aprovechar para dirigirse a este público “y se llama Fútbol para Todos. ¿Cuántas veces se da la posibilidad de tener audiencias cautivas de hombres de todas las edades en horarios centrales y sólo con publicidad oficial?”

La nota concluye hablando sobre la responsabilidad del Estado y en que es hora de apuntar a una estrategia más creativa para poner un freno a la violencia contra las mujeres. A pesar de la falta de estadísticas oficiales (y la dificultad para poder elaborar estadísticas sobre la violencia sexual), la Organización Mundial de la Salud advirtió que una de cada cuatro mujeres en todo el mundo alguna vez sufriría violencia sexual por parte de su pareja estable o compañero ocasional en una cita. En este punto es necesario aclarar que no es cierto que las pocas denuncias hagan imposible saber la dimensión del problema de la violencia contra las mujeres. Para eso hay una herramienta metodológica que se usa mucho en otros países: las encuestas.  Lo que sí es cierto es que no se puede saber en argentina porque aquí nunca se han realizado.

Sin embargo, acordamos en que quizás ya es hora de modificar las campañas y apuntar al género masculino para vivir en una sociedad que enseñe a no violar y no en una que enseñe a las mujeres qué deben hacer (o dejar de hacer) si no quieren ser violadas.

 
 

Volver