Subscribite a nuestro newslatter


Diario Popular. Información General. 28/04/2013

En el 76% de las familias recae en la madre

Desigualdades de género en el cuidado familiar
 

Un grupo de ONGs busca estrategias para optimizar el derecho al cuidado de niños, adultos mayores y personas con discapacidad y reducir las desigualdades entre hombres y mujeres en el ejercicio de esa tarea.

Por Natalia Muñiz

La organización del cuidado de los niños, adultos mayores y personas con discapacidad aún recae fuertemente sobre las mujeres, una tarea poco reconocida y que las condiciona en las oportunidades de crecimiento profesional y para lograr una autonomía económica. En este marco, el Equipo Latinoamericano de Género (ELA) presentó el proyecto " E l cuidado en la agenda pública. Estrategias para reducir las desigualdades de género en la Argentina".

De la iniciativa también participan la Asociación por los derechos Civiles (ADC) y el Centro Interdisciplinario para el Estudio de Políticas Públicas (C1EPP), con apoyo de la Unión Europea.
Según un estudio de opinión realizado por MBC Mori Consultores, en el 76% de las familias encuestadas en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) la organización del cuidado es responsabilidad de la madre y en el 50% de los casos es asumida de forma exclusiva; mientras los padres se involucran en menor medida, con el 22%.

La organización del cuidado de los integrantes de la familia, el hogar y las obligaciones laborales es una de las principales dificultades que enfrentan las mujeres para su desarrollo profesional y, en consecuencia, para acceder a cargos de mayor jerarquía.

El proyecto "El cuidado en la agenda pública", presentado recientemente en el Centro Cultural de la Cooperación, tiene por objetivo contribuir a reducir las desigualdades de género en Argentina a través de la formulación de propuestas que valoricen el cuidado como responsabilidad colectiva y lo integren en las políticas públicas, señalaron Natalia Gherardi, directora de la iniciativa y directora ejecutiva de ELA y Lucía Martelotte, coordinadora del proyecto y del área Política de ELA.

También busca visibilizar y fortalecer la demanda social de cuidado, promover e implementar estrategias y acciones que instalen en la agenda pública la temática e instancias locales de diálogo en torno a políticas y prácticas de cuidado entre gobierno, empleadores, sindicatos y organizaciones sociales y comunitarias. Aunque el proyecto está pensado a nivel nacional, las actividades se centrarán en cinco localidades: Ciudad de Buenos Aires, partidos de Morón y San Martín -en la provincia de Buenos Aires-, San salvador de Jujuy y Resistencia.

En una primera etapa, las organizaciones realizarán un diagnóstico de la situación del cuidado en el país, que estará completo luego de la mitad de año. La segunda etapa consta de talleres de sensibilización y capacitación. Y en una tercera etapa se fomentarán espacios para entablar diálogos intersectoriales a fin de apoyar la creación de políticas públicas.

"Para evitar que el cuidado re- caiga exclusivamente sobre las mujeres, como sucede generalmente en la actualidad, es necesario que los diferentes actores (Estado, empresas, sindicatos, sociedad civil) reconozcan la importancia de incorporar este tema en sus agendas y promover acciones para lograr una distribución más equitativa de las tareas de cuidado", manifestaron las profesionales.

En cuanto a las estrategias, destacaron: aumento de las infraestructuras públicas de cuidado (guarderías, centros de día; ampliación de las jornadas escolares para que sean compatibles con los horarios laborales; flexibilización de los horarios laborales; ampliación de las licencias de maternidad y paternidad; implementación de modalidades de trabajo a distancia o a jornada parcial, sin que implique precarización de las condiciones laborales.

"Si el objetivo es una distribución más equitativa de las tareas de cuidado, resulta fundamental que todas estas opciones estén disponibles tanto para mujeres como para varones -destacaron-, y asegurar que la adopción de estas medidas no tenga efectos nocivos sobre las carreras profesionales".

Los varones como cuidadores
Respecto a cómo promover la incorporación de los hombres en las tareas de cuidado, Natalia Gherardi, directora ejecutiva del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA); y Lucía Martelotte, la coordinadora del área Política de ELA, destacaron que "es necesario trabajar en diferentes direcciones. Una de ellas es la generación activa de un cambio cultural", a través de la educación y campañas de sensibilización.

También consideraron "necesario que las políticas de cuidado no estén destinadas exclusivamente a las mujeres, sino que incorporen a los varones; por ejemplo, las diferencias entre las licencias por maternidad -3 meses- y paternidad -dos días- no contribuyen a una distribución equitativa de estas tareas, por el contrario naturaliza el rol de 'madre cuidadora', o las políticas de algunas empresas que sólo ofrecen guarderías para los hijos de sus empleadas y no de sus empleados".

 
 

Volver