Subscribite a nuestro newslatter
 

Tres mujeres, diez años más tarde
 

En Cleveland, Estados Unidos, tres mujeres desaparecieron hace diez años y eran consideradas muertas. Una de ellas pudo escapar, llamó a la policía y fueron rescatadas. 
 

El 8 de mayo los medios argentinos, y del mundo, se vieron inundados por una noticia que nadie esperaba: tres mujeres desaparecidas desde hacía diez años fueron encontradas vivas en una casa. Amanda Berry (27 años), Gina DeJesus (23 años) y  Michelle Knight (32 años) fueron rescatadas de una casa donde permanecían encadenadas. El dueño del lugar, Ariel Castro de 52 años, fue encarcelado junto a sus dos hermanos.

            La noticia conmocionó tanto en Estados Unidos como en Argentina. Los cuatro diarios monitoreados (Clarín, Crónica, La Nación y Página 12) siguieron minuciosamente la noticia durante toda la semana publicando un total de 19 notas. Debido a las distancias, el recurso más utilizado fue el de reproducir las entrevistas realizadas por los periodistas estadounidenses, principalmente la de Charles Ramsey, el hombre que oyó a Berry pidiendo ayuda y llamó a la policía.
       


 

    El 8 de mayo, primer día que se dieron a conocer los sucesos, las noticias se centraban en el inesperado rescate: sobre el momento en que Berry desapareció y como logró pedir ayuda, la reacción de Ramsey y los vecinos de la zona, y el accionar de la policía. La Nación incluso publicó un recuadro titulado Ayúdenme, soy Amanda Berry con la transcripción de la llamada que la mujer hizo al 911 (estas grabaciones son públicas).

            Ante el pedido de silencio y de tiempo por parte de las mujeres rescatadas, las noticias los días siguientes se centraron en descubrir quién es Ariel Castro, el secuestrador, y qué pasó en esa casa durante los diez años. Uno de los datos más destacados era acerca de la “doble cara” del secuestrador: “Vecinos y familiares de Ariel Castro y sus hermanos contaron que el principal sospechoso de los secuestros se mostraba, por un lado, como un músico amante de los autos y amable, mientras que, por otra parte, tenía denuncias por violencia contra su ex esposa y sus hijos, a quienes había golpeado durante años”.
            


 

           Clarín y Crónica se centraron en la vida dentro de “la casa del horror”. Las mujeres estaban encadenadas y muy ocacionalmente podían salir al patio trasero de la casa. También explican que eran violadas y agredidas y confirmaron que una niña de 6 años que también fue rescatada era hija de Berry y el secuestrador. Los cuatro medios dejan en claro desde un principio que Castro fue detenido y está acusado por privación de la libertad y violación.

            En los últimos días de cobertura, hay dos temas en particular sobre los que giran las noticias. Por un lado se habla de la constante violencia que sufrían las mujeres e incluso se menciona como una de ellas sofrío por lo menos cinco abortos producidos por desnutrición y los golpes de Castro. Por el otro, se comienza a mencionar la posibilidad de una condena a pena de muerte. "’Es posible que pidamos pena de muerte’, dijo el fiscal Timothy McGinty. El estado de Ohio, donde todo ocurrió, ‘contempla esa alternativa para los criminales más depravados, que cometen un crimen con la agravante de secuestro’, explicó el funcionario”, describe La Nación.

          


 

  Las tres mujeres, que luego de ser rescatadas fueron internadas en un hospital durante unos días, mantuvieron el silencio. A Berry se la vio en una foto junto a su hermana y la que se presume es su hija de 6 años. Los medios estadounidenses se mantuvieron al filo de los hechos. Escribieron acerca de las declaraciones de las mujeres a la policía, en su mayoría cosas privadas acerca de su secuestro, pero al mismo tiempo respetaron el silencio que ellas pidieron luego de volver a sus casas con sus familias.

            El 11 de mayo, La Nación publicó una nota titulada En Cleveland, la liberación de las jóvenes ilusiona a varias familias, una noticia emitida por la agencia EFE. Varias familias de la zona, que también tienen familiares mujeres desaparecidas, esperan que en la casa haya información o pistas. Por el momento, con Castro detenido, siguen las investigaciones y se espera al juicio.  

           


 
 
 
 
 

Volver