Subscribite a nuestro newslatter
 

Mujer pariendo, bebé naciendo
 

Del 20 al 27 de mayo se celebró a nivel mundial la Semana del Parto Respetado. Mientras se siguen haciendo cesarias en muchos casos innecesarias, poco se sabe sobre la ley que protege los derechos de la mujer en el momento del parto. 
 

“Silencio, mujer pariendo, bebé naciendo”, fue el lema de la Semana del Parto Respetado del 2013 que se celebró del 20 al 27 de mayo. En Argentina, esta semana se lleva a cabo desde el 2004 con distintas temáticas y actividades. De todas formas, poco se sabe sobre esta semana en particular y sobre las leyes que existen para defender los derechos de la mujer a la hora del parto.

            El 26 de mayo, Página 12 publicó un informe especial titulado El respeto que falta sobre el incumplimiento de la Ley nacional 25.929, sancionada el 25 de agosto de 2004. La nota parte del caso de Soledad Pérez Bove, una mujer de 32 años que presentó una denuncia en la Comisión de Género de la Defensoría del Pueblo bonaerense y en otros ámbitos tras haber visto sus derechos vulnerados durante el parto de su hijo. 
 


 

            “Su caso refleja una realidad que se repite en un gran número de hospitales y centros de salud, públicos y privados de país: todavía muchas mujeres no gozan de los derechos contemplados en la ley de parto respetado, sancionada nueve años atrás”, explica la nota escrita por Mariana Carbajal. Aunque el informe presenta en su nota principal el caso de Pérez Bove, varios recuadros terminan de completar el panorama acerca de la ley que no se cumple.

            La ley 25.929 de Parto Humanizado establece los derechos de la mujer “en relación con el embarazo, el trabajo de parto, el parto y el postparto”. Esos derechos incluyen: “ser informada sobre las distintas intervenciones médicas que pudieren tener lugar durante esos procesos de manera que pueda optar libremente cuando existieren diferentes alternativas”; “ser tratada con respeto”; “Al parto natural, respetuoso de los tiempos biológico y psicológico, evitando prácticas invasivas y suministro de medicación que no estén justificados por el estado de salud de la parturienta o de la persona por nacer”.  La ley también protege los derechos del recién nacido a no ser sometido a ningún examen sin la aprobación de los padres, a ser tratado dignamente, entre otras cosas.

            Como explica el recuadro titulado Lo que no se cumple, “en su artículo 5 dice que el Ministerio de Salud de la Nación, las autoridades sanitarias de las provincias y la Ciudad de Buenos Aires serán las autoridades de aplicación de la normativa en sus respectivos ámbitos de competencia”. Sin embargo, no todas las provincias adhirieron a la ley. 
 


 

Sólo doce provincias aprobaron la ley o crearon alguna similar. Chaco, Santa Fe, Neuquén y CABA, solo respetan el derecho de la mujer a elegir con quien estar acompañada durante el parto. Buenos Aires, Chubut, La Pampa, Salta, Jujuy, Catamarca y Santiago del Estero no tienen ninguna ley específica.

            Uno de los puntos preocupantes sobre la situación del parto es el aumento de las cesarias. “En el sector privado hay casi un 60 por ciento de cesáreas, o a veces más, según las fechas. Cuando hay fines de semana largos o fiestas, se incrementan. En cambio, en el sector público rondan un 20 por ciento”, explicó la ginecóloga Claudia Alonso, integrante de la entidad Dando a Luz a Página 12.

            Lo importa es que no hay conciencia de esta ley nacional y que al no adherir a ella, muchas provincias están impidiendo la correcta aplicación de los derechos de las mujeres en uno de las situaciones más vulnerables y especiales de sus vidas: el momento de dar a luz. 

 

Volver