Subscribite a nuestro newslatter

 

CRÍTICA. SOCIEDAD. 16.11.2009

Una argentina es asesinada cada dos días

 
El monitoreo realizado por la asociación civil La Casa del Encuentro revela que la mayoría de las víctimas murieron a manos de sus maridos o ex parejas. Lunes y martes son los días en los que más se denuncia. El modo de agresión más recurrente es el psicológico.

En lo que va de este año, una mujer es asesinada cada dos días en la forma más extrema de violencia de género. La cantidad ya es un 15% superior a la cifra de todo el año pasado: hasta el 31 de agosto de 2009 se registraron 121 femicidios, frente a los 105 que se conocieron en 2008. El monitoreo estuvo a cargo de la asociación civil La Casa del Encuentro y se basó en relevamientos de agencias de noticias y diarios nacionales y provinciales. Los números serán actualizados el próximo 25 de noviembre, Día Internacional de la No Violencia contra las Mujeres. El estudio revela que los responsables de la mayoría de esos crímenes fueron los maridos o ex parejas de las víctimas.

Según un informe del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), otra cifra que aumentó fue la de las denuncias, lo que refleja sobre todo el mayor acceso de las víctimas a una atención. Sólo en la ciudad de Buenos Aires se registra una suba sostenida de demandas desde 1995. Mientras en 2007 se hicieron 4.677 denuncias en la Cámara Nacional de Apelaciones, el año pasado se recibieron 5.152.

En el caso de la provincia de Buenos Aires, las comisarías de la Mujer y la Familia recibieron 50.549 denuncias entre enero y septiembre de este año. El 80% de los casos fueron presentados por mujeres y el mismo porcentaje de denunciados fueron hombres. El 24% de las demandas incluía lesiones y un 21% reportó amenazas. En 2008, el 46% de las denuncias de abuso sexual revelaron que el agresor era familiar de la víctima. Este año, la cifra dice que el 52% de los denunciados son maridos o concubinos y el 31% son ex parejas. La agresión que más se denuncia es la psicológica –89%– y las modalidades más frecuentes tienen que ver con los insultos y las amenazas. En segundo lugar, el 68% de las denuncias obedece a violencia física, el 30% a violencia económica y el 14, a abusos sexuales.

En el país, los casos registrados de “violencia machista” no distinguen niveles sociales: el 40% de las mujeres que se acercaron durante el último año a hacer la denuncia en la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de la Nación pertenecía a sectores pobres y un 32% era de clase media. La mayor cantidad de mujeres que se acercaron a esa oficina vivía en los barrios porteños de Flores y Lugano, aunque también hubo casos de Barracas, Palermo, Caballito y Almagro.

Los encargados de los centros de ayuda de todo el país coinciden en señalar que los lunes y los martes son los días de mayor cantidad de denuncias, y explican que eso suele responder a la resolución que se toma después de un fin de semana signado por la violencia.

“El enfoque de la violencia contra las mujeres como una cuestión de derechos humanos empodera a las mujeres y profundiza la democraticidad de un Estado, al posicionarlas no como receptoras pasivas de beneficios discrecionales sino como ciudadanas activas”, opinó la socióloga Eleonor Faur, especialista en Mujer, Género y Desarrollo.

EN EL MUNDO. El Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (Unifem) calcula que en América Latina, en promedio, la mitad de las mujeres sufrió alguna vez violencia psicológica de parte de sus parejas, el 30% fue víctima de violencia física y el 10% de violencia sexual.

Según estadísticas del Banco Mundial, las mujeres de entre 15 y 44 años corren mayor riesgo de ser violadas o maltratadas en su casa que de sufrir cáncer, accidentes de autos, guerra y malaria. Se calcula que una de cada cinco mujeres en todo el mundo es víctima de violación o abuso en el transcurso de su vida.

Un relevamiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que en Australia, Canadá, Israel, Sudáfrica y los Estados Unidos, del 40 al 70% de las mujeres asesinadas murió producto de un crimen de su pareja o ex pareja. En Colombia, una mujer es asesinada por su esposo cada seis días. Entre un 40% y un 50% de las mujeres de la Unión Europea reportaron alguna forma de acoso sexual en el lugar de trabajo.

Dónde acudir para hacer la denuncia

Distintas áreas del Gobierno, organismos internacionales, sectores académicos y asociaciones civiles articularon la Campaña Argentina por la Equidad de Género y contra la Violencia, que tiene como lema: “Otra vida es posible. Tenemos derecho a una vida sin violencia”. La campaña incluye programas diversos, a los que se puede recurrir para hacer una consulta o realizar una denuncia. Algunos de ellos:

• Brigada de atención a víctimas de violencia sexual: existe en todas las comisarías porteñas.

• Brigada para víctimas de violencia familiar: funciona las 24 horas en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, a través de un llamado al teléfono 137.

• Oficina de violencia doméstica de la Corte: brinda información y asesoramiento a toda hora, todo el año. Queda en Lavalle 1250, en la Ciudad.

La legislación en vigencia

Aunque todavía no se reglamentó, el 11 de marzo pasado, el Congreso sancionó la ley 26.485, que define los lineamientos de un plan de acción a nivel nacional que involucra a los tres poderes del Estado y establece la asignación de partidas presupuestarias para erradicar la violencia contra las mujeres en todos los ámbitos. Esa ley habilita a que las denuncias se realicen en cualquier tribunal del país y enumera los derechos exigibles para el desarrollo de políticas públicas. El texto define la violencia contra las mujeres como “toda conducta, acción u omisión que, de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, así como también su seguridad personal”.

La diferencia entre esta norma y la que estaba vigente es que antes sólo se contemplaba la violencia intrafamiliar, es decir, dentro del hogar, y ahora incorpora otras formas y no sólo en el ámbito doméstico.

http://www.criticadigital.com/impresa/index.php?secc=nota&nid=34024
 

 
 

 


Volver