Subscribite a nuestro newslatter
 
El femicidio no es broma
 

A partir de las fotos que circularon en las redes sociales de un hombre que asistió  a una fiesta disfrazado de Jorge Mangeri, el portero acusado del homicidio de Ángeles Rawson, el diario Crónica sacó una nota en donde analiza varios episodios en los que las muertes de mujeres fueron tomadas a broma.

(Buenos Aires, 24 de septiembre de 2013) – Un hombre decidió asistir a una fiesta disfrazado como Jorge Mangeri, el portero acusado del homicidio de Ángeles Rawson. Pronto, las fotos comenzaron a circular por las redes sociales en donde, sumados a algunos de repudio, hubo muchos comentarios celebrando la ocurrencia. No es la primera vez que esto ocurre con algún femicidio, por eso el diario Crónica publicó una nota sobre este tema en su edición del domingo 22 de septiembre.

En la pieza, titulada Burlarse del femicidio, se recuerda otras bromas similares al disfraz de Mangeri como las estampitas de San Barreda, en alusión al odontólogo que asesinó a sus dos hijas, su esposa y su sue­gra. Las remeras con inscrip­ciones en relación a Nora Dalmasso, cuyo homicidio continúa impune.

La periodista María Helena Ripetta, quién firma la nota, entrevistó sobre el tema a Fabiana Tuñez, de la asociación La Casa del Encuentro y a sus colegas Ingris Beck, directora de la Revista Barcelona y Luciana Peker, especialista en género.

“Este tipo de ‘chistes’ re­fuerza la idea de que la vio­lencia de género no es algo censurado en la sociedad. Naturalizar al asesino de una mujer, justificándolo, to­mándolo como algo gracio­so, es como si estuviera bien. Esta basado en una cultura machista que sigue chocando a la mujer en el lugar de ob­jeto”, dijo Tuñez.

Beck opinó: “Los femicidios no me pa­recen objeto de chistes o bromas, jamás. La intención, siempre, es minimizar el cri­men, reivindicar el machis­mo. Recuerdo reivindicacio­nes a Barreda y ahora esto de Mangeri. Es el mismo sentido de hablar de ‘críme­nes pasionales’, cuando se trata claramente de violencia de género”.

“Los programas periodísti­cos que tienen una enorme responsabilidad, al informar y no banalizar la muerte de mujeres (…) Los me­dios de comunicación son absolutamente machistas. No es necesario ser solem­nes, pero sí responsables a la hora de informar”, sostuvo Luciana Peker.

Tal como destaca la nota de Crónica, es necesario tomar con­ciencia que este tipo de bromas dañan a los familiares de las víctimas y banalizan hechos aberrantes. Terminan siendo cómplices de la violencia contra las mujeres, que debería ser inaceptable en todas sus manifestaciones. 
 
 

Volver