Subscribite a nuestro newslatter

 

REVISTA VIVA. 07.03.2010

8 de marzo: Día Internacional de la Mujer
Igualdad de derechos, ¿igualdad de oportunidades?
 

 
La Argentina ha firmado y ratificado la mayoría de los tratados internacionales que velan por el respeto de los derechos de la mujer. Sin embargo, este reconocimiento normativo no se traduce en igualdad de oportunidades y la inequidad de género aún persiste en nuestro país.

La reforma de la Constitución Nacional de 1994 otorgó rango constitucional a numerosos tratados internacionales en materia de derechos humanos, entre ellos, la Convención del Comité para la eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer. Sin embargo, a pesar de su consagración legal, estos derechos no gozan aún de total vigencia en nuestro país y la inserción de las mujeres en la vida política, social y económica dista de ser plena.

Según un informe sobre Género y Derechos Humanos elaborado recientemente por ELA - Equipo Latinoamericano de Justicia y Género, la persistencia de situaciones de discriminación contra las mujeres en Argentina es preocupante. En su capítulo referido a la participación de las mujeres en cargos públicos, el estudio revela que tan sólo el 10% de los municipios están gobernados por mujeres y que ellas conforman apenas el 20% de las cortes supremas provinciales. “La discriminación y la ausencia de mujeres en los espacios de poder –dice el informe- se hace más evidentes en los niveles provincial y municipal”.

En relación con el derecho al trabajo, la situación no es menos grave: el desempleo entre las mujeres ronda el 15% y duplica de este modo al de los varones, que se ubica en el orden del 8,7%. Además, su inserción en el mercado laboral continúa siendo inestable: el 55% de las mujeres trabaja en el sector informal, mientras que el porcentaje de varones en igual condición es del 46%. Otro tanto ocurre con los salarios: según la EPH del 2006, el ingreso de las mujeres alcanzaba sólo al 70% del ingreso de los varones y la brecha entre ambos no parece haber disminuido.

Estas cifras enseñan que, más allá de los avances legales, aún se mantienen grandes asimetrías entre hombres y mujeres en términos de oportunidades reales. “La distancia entre el reconocimiento de los derechos contenidos en la Constitución Nacional y su efectiva vigencia, queda de manifiesto en la ausencia de políticas públicas que brinden operatividad a estos reconocimientos”, explica la especialista en género Natalia Gherardi, Directora Ejecutiva de ELA, y asegura que la lucha por la equidad de género debe librarse en el ámbito de la justicia y las políticas públicas.

 
 

Volver