Subscribite a nuestro newslatter
 
Usar la tecnología para avanzar en la igualdad de género en América Latina
 

Delegados reunidos en la Conferencia Regional sobre la Mujer organizada por la CEPAL, firmaron el Consenso de San Domingo en el cual acordaron diseñar acciones para construir una nueva cultura tecnológica, científica y digital orientada a las niñas y mujeres.

(Buenos Aires, 22 de octubre de 2013) - Los representantes de los Estados miembros y asociados de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) que participaron esta semana en la XII Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe se comprometieron a trabajar para que la sociedad de la información y del conocimiento fomente la autonomía económica de las mujeres y su plena participación, en condiciones de igualdad, en todas las esferas de la sociedad y en todos los procesos de toma de decisiones.

Este compromiso es parte del Consenso de Santo Domingo aprobado hoy en la clausura de la cita intergubernamental organizada por la CEPAL y el Gobierno de República Dominicana, a la que asistieron autoridades, funcionarios internacionales, especialistas y representantes de la sociedad civil de la región.

El encuentro se centró en la relación entre la autonomía económica y los derechos de las mujeres, especialmente en el marco de la economía digital. Por ello el Consenso establece una serie de medidas relacionadas con el rol de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) en la igualdad de género y en la autonomía de las mujeres en sus diferentes dimensiones. También aborda los derechos sexuales y reproductivos, la eliminación de la violencia, la participación política y la toma de decisiones, entre otros temas.

Además de ratificar los compromisos asumidos por los países en diversos acuerdos internacionales, los países acordaron “diseñar acciones para la construcción de una nueva cultura tecnológica, científica y digital orientada a las niñas y las mujeres” y “potenciar la inclusión de la perspectiva de género como eje transversal de las políticas públicas de desarrollo productivo”. Asimismo convinieron fomentar medidas legislativas y educativas para erradicar y penalizar contenidos sexistas, estereotipados, discriminatorios y racistas en los medios de comunicación, software y juegos electrónicos. A esto se suma el apoyo dado al uso de las TIC y las redes sociales como recursos para prevenir la violencia contra las mujeres y mejorar la eficiencia y la calidad de los servicios de salud.

Otro de los temas abordados fue el de las tareas de cuidado, que mayormente recaen en las mujeres, obligándolas a conciliar el trabajo productivo con el reproductiv. En el Consenso los delegados acordaron promover el acceso de las mujeres al empleo, redistribuyendo las tareas de cuidado entre el Estado, el mercado y la sociedad y facilitando la capacitación y el uso de la tecnología, el autoempleo y la creación de empresas en el sector científico-tecnológico. También buscan aumentar la proporción de mujeres en áreas en que se encuentran infrarrepresentadas, como los ámbitos académico, científico, tecnológico y de las TIC.  

Los representantes de los países reconocieron la importancia del trabajo doméstico no remunerado, planteando la necesidad de realizar cuentas satélites de trabajo no remunerado en el sistema de cuentas nacionales para mejorar las políticas de igualdad.

En el Consenso el cuidado se reconoce como un derecho de las personas y, por lo tanto, una responsabilidad que debe ser compartida por hombres y mujeres de todos los sectores de la sociedad, las familias, las empresas y el Estado. Esto implica adoptar medidas, políticas y programas de cuidado y de promoción de la corresponsabilidad en la vida familiar, laboral y social que liberen tiempo para que las mujeres puedan incorporarse al empleo, al estudio y a la política, y disfrutar plenamente de su autonomía.  

Fuente: CEPAL

Enlaces:

Consenso de Santo Domingo (texto completo)

 
 

Volver