Subscribite a nuestro newslatter
 

Obama ratificó su apoyo al aborto

 

A 41 años del fallo de la Corte Suprema estadounidense que ratificó que impedir el derecho al aborto era inconstitucional, el presidente Barack Obama habla de una “victoria histórica para la salud de las mujeres”.

“Cada mujer debe ser capaz de decidir sobre su cuerpo y su salud", anunció el presidente estadounidense Barack Obama tras recordar el fallo Roe vs. Wade, que abrió las puertas al derecho al aborto en ese país. Este apoyo al derecho de las mujeres de poder decidir si desean continuar o no con un embarazo se produjo al mismo tiempo que se celebraba la “March of Life” (Marcha de la vida), que se realiza todos los 22 de enero.

Obama aseguró que su administración tiene un "firme compromiso con la protección del acceso de la mujer a un cuidado de salud seguro, accesible, y su derecho constitucional a la privacidad, incluyendo el derecho a la libertad reproductiva". De esta forma, el presidente no solo busca resguardar el derecho de elección de las mujeres, sino también el acceso a una práctica segura que no ponga en riesgo su salud.

Este compromiso con el aborto llega mientras los sectores más conservadores y fundamentalistas del poder político estadounidense hacen lobby para que se deje de destinar fondos para interrupciones de embarazos y tratamientos relacionados. Esto también pondría en peligro la posibilidad del libre acceso a anticonceptivos.

En 1969 Norma Leah McCorvey, de 21 años, descubrió que estaba embarazada por tercera vez. Sus dos hijos anteriores habían sido dados en adopción (la madre de McCorvey obtuvo la custodia de Melissa, la primera hija, luego de engañarla). Tras llegar a Dallas, sus amigos le dijeron que mienta y asegure que fue violada para poder llevar a cabo el aborto. El plan no funcionó. Se contactó con dos abogadas y, utilizando el nombre ficticio de Jane Roe, se inició el juicio. La querella que representaba al estado de Dallas era el fiscal Henry Wade.

McCorvey perdió el juicio en primera instancia y el embarazo siguió su curso. Tras convertirse en madre y continuar con la batalla legal, el caso llegó a la Corte Suprema de Estados Unidos, quien en 1973 falló alegando que la prohibición del acceso al aborto violaba la intimidad de la mujer que lo solicitaba (la intimidad está protegida por una Enmienda constitucional) y era, por tanto, inconstitucional.

Barack Obama siempre se mostró a favor de la posibilidad de elección de las mujeres. Cuando era senador, se opuso a votar por una enmienda para revocar el fallo Roe vs. Wade. Este nuevo apoyo al derecho al aborto por parte del Presidente demuestra la importancia de que los políticos mantengan en agenda y defiendan los temas que afectan directamente la vida de las mujeres.

Enlaces:

 
 

Volver