Subscribite a nuestro newslatter
 

La última mariposa

 

Bélgica “Dedé” Mirabal, falleció el pasado 1 de febrero. Fue la encargada de mantener viva la memoria de sus hermanas, quienes fueron asesinadas por luchar contra el dictador dominicano Rafael Trujillo.

(Buenos Aires, 7 de febrero de 2014) - Pudo no haber tenido un papel activo en la batalla contra el dictador, pero sí en evitar que sus hermanas fueran olvidadas. Bélgica “Dedé” Mirabal, la segunda de las cuatro hermanas Mirabal, nació en marzo de 1925 y murió el pasado 1º de febrero a los 88 años debido a complicaciones pulmonares. 

Dedé Mirabal se estableció como un símbolo de la democracia dominicana y de los derechos de las mujeres. Sin embargo su muerte no tuvo grandes repercusiones en la prensa argentina. De los medios monitoreados, Página12 publicó un breve destacado en la tapa, mientras que Clarín armó una nota contando la historia de la mujer y sus hermanas.      

Los Mirabal eran una familia acomodada del municipio de Salcedo en la República Dominicana que perdió la mayor parte de su fortuna durante la dictadura de Rafael Trujillo durante fines de los años 50 y principios de los 60. Patria, Minerva y María Teresa Mirabal consideraban que Trujillo llevaría al país al caos y comenzaron a militar en la agrupación política Movimiento Revolucionario 14 de Junio, opositora al régimen, donde obtuvieron el nombre de “Las Mariposas”.       

 


La organización estaba liderada por Manuel (Manolo) Tavaréz Justo, marido de Minerva y fue desde el principio uno de los grupos más atacados por el dictador. Dedé no formó parte de la agrupación. Pero su historia dio un giro cuando el 25 de noviembre de 1960 Patria, Minerva y María Teresa fueron torturadas y asesinadas al volver de visitar a sus maridos, que se encontraban prisioneros en la Cárcel de Puerto Plata.

El crimen fue disfrazado como un accidente automovilístico, pero Dedé desconfió de esa información y comenzó una rigurosa investigación. La revelación a la sociedad dominicana de la verdad sobre el asesinato de “Las Mariposas”, significó un declive en la dictadura de Trujillo, cuyo gobierno cayó pocos meses después. En 1981 se nombró al 25 de noviembre como el Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer, en homenaje a las hermanas.

En su nota, Clarín destaca una pregunta frecuente que se le hacía a Dedé: “¿Por qué a usted no la mataron?”. Su respuesta era siempre la misma, su legado más importante: “Quedé viva para contarles la historia y que nadie la olvide”.

 

 

Volver