Subscribite a nuestro newslatter



El Esquiú (Catamarca). Policiales. 08/03/2014

Duras críticas a una sentencia por considerarla en contra de las mujeres

 

Desde el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género se cuestionó el fallo por no tener en cuenta la violencia de género.

Una sentencia emitida por el tribunal de la Cámara Penal Nº 2 fue duramente criticada desde el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA) por atenuar la pena a un hombre que degolló a otro al encontrarlo besando a su pareja, a quien también atacó, sin que luego se aplique alguna agravante vinculada a la violencia de género.
Se trata del juicio realizado en el pasado mes de diciembre a Gustavo “El Salteño” Sánchez, quien recibió la pena de 4 años y 4 meses de prisión por la acusación de homicidio y lesiones leves atenuadas por la emoción violenta.
ELA es una organización independiente que promueve el ejercicio de los derechos de las mujeres a través del acceso a la justicia y las políticas públicas. En diálogo con El Esquiú.com, la letrada Cecilia Gebruers -quien conforma parte del área de trabajo jurídica de ELA- explicó que el caso del homicidio en el bar “El León” en Santa María constituye un ejemplo de “cómo los jueces se resisten a aplicar la ley sobre femicidio y siguen usando la emoción violenta para bajarle la pena a los hombres que atacan a sus parejas”.
“Después de la reforma de diciembre de 2012 y la discusión sobre tipificar o no el femicidio, que finalmente salió con la ley, lo que se ve es como una resistencia del Poder Judicial a las reformas, que son vistas como un gran avance, pero no se actúa en consecuencia”, explica Grebuers. “En la sentencia se dice que no se aplica porque no es un caso de violencia de género: si hay un juez retrógrado, que no tuvo capacitaciones sobre violencia de género, ¿cómo van a resolver este tipo de cuestiones? Lo que digo es que las reformas penales están bien, claramente, deben ser acompañadas de otro modo para que se apliquen”, añadió.
Existen, según la letrada, muchos casos de sentencias de este tipo, donde “se utiliza mucho el concepto pseudocientífico de celotipia, algo que en realidad es una característica clara de una persona posesiva que supone que una mujer es de su propiedad. Es una característica de una persona que en lo general está en los pasos previos a ejercer la violencia física”.
Desde ELA se califican con un pulgar para arriba o para abajo las distintas sentencias que llegan a la mesa de trabajo como una forma de darle visibilidad a cada una. En el caso de lo resuelto por el tribunal conformado por los jueces Rodolfo Bustamante, Luis Guillamondegui y Luis Álvarez Morales, se criticó el hecho de que se descarte la aplicación de las agravantes vinculadas con la violencia de género, considerando que no se trata de un episodio de estas características, sino que es una comprensible ira desatada por el hecho de ver a su novia siéndole infiel.
Al momento de los alegatos, el fiscal de Cámara Gustavo Bergesio había solicitado la pena de 12 años para el acusado, mientras que el abogado defensor Adolfo Castellanos insistió con que su asistido debía ser absuelto teniendo en cuenta los atenuantes.

El hecho
En la madrugada del 16 de marzo de 2012, Ramón Flores fue degollado por Gustavo “El Salteño” Sánchez luego de un altercado ocurrido dentro del bar que era propiedad de la víctima. Luego de cerrar el negocio, Flores invitó al acusado y a su novia a quedarse en el lugar, junto a un cocinero. Tras unas horas, durante las cuales consumieron alcohol, “El Salteño” encontró a su pareja presuntamente besándose con Flores, por lo cual se abalanzó sobre ambos.
En principio, el condenado tomó a su novia de los cabellos y, luego de insultarla, la tiró al suelo y la golpeó severamente. Seguidamente, tomó un cuchillo de la mesada de la cocina del bar y le asestó un puntazo en un muslo. Después se dirigió hacia Flores -quien ya se había valido de otro cuchillo- y le realizó un corte sobre una mejilla. Por último, el dueño del local recibió una herida penetrante en su cuello que terminó con su vida.
Finalizando el cuadro, Sánchez vuelve a atacar a su pareja y, cuando el cocinero quiso intervenir, también fue repelido con un corte de arma blanca.
Al realizarse el debate, Sánchez relató al tribunal que en el momento en que vio a su pareja y a Flores “se le nubló todo”.

 
 

Volver