Subscribite a nuestro newslatter
 
Abuso sexual en Independiente: otra vez la responsable es la víctima
 

Una joven denunció por violación al compañero de equipo de su novio. A pesar de los mensajes comprometedores que comprometen al acusado, los medios continúan presentando el caso como un “supuesto abuso”, poniendo en duda las declaraciones de víctima.

El domingo Independiente empató contra Banfield y los jugadores salieron a festejar. Luego de pasar la noche en un boliche, el grupo conformado por Alexis Zárate, Nicolás Pérez, Martín Benítez y su novia fueron a dormir a la casa de Zárate en Wilde. A la mañana siguiente, la chica se presentó en la comisaría de dicha localidad para presentar la denuncia contra Zárate por abuso sexual: según sus declaraciones, el jugador la violó mientras ella dormía junto a Benítez.

 La noticia se dio a conocer el 19 de marzo, pocos días después de lo ocurrido. Los cuatro medios monitoreados cubrieron el tema. “Escándalo sexual en el infierno”, tituló Crónica, haciendo alusión al apodo con el que se conoce a Independiente. La nota no solo se tomó la situación a broma, sino que fue el único medio que no protegió la identidad de la mujer, dando a conocer tanto su nombre como el de su primo (otro jugador de las inferiores del equipo). También se caracterizaron por presentar “el dato”: qué jugador reemplazará a Zárate mientras se resuelve la denuncia, información de relevancia en la sección deportes, pero carente de sentido en una nota sobre un abuso sexual. La Nación mantuvo la noticia en la sección Seguridad, dándole poca importancia y la mínima información.

 Por su lado, Página/12 emitió una nota contando los hechos y añadió las declaraciones del abogado de Benítez. En la sección deportes, publicaron una noticia titulada “Debemos enfocarnos en los nuestro” sobre la decisión de Independiente de desafectar a Zárate con las declaraciones de Omar de Felippe (DT del equipo) justificando que quieren “proteger” al jugador y alegando que “es un buen chico”. Por su lado, el presidente de la institución, Javier Cantero, aseguró que prefería averiguar antes de opinar aunque “tampoco es descabellado pensar que no haya sucedido eso”, protegiendo al abusador y desmintiendo el relato de la chica.

 Los días posteriores a la denuncia, Clarín, La Nación y Página/12 privilegiaron la voz del abogado defensor, Omar Daer. La joven amplió su denuncia y dejó su teléfono celular, donde quedaron registrados los mensajes entre ella, Benítez y Pérez, donde estos dos le pedía que no hiciera la denuncia porque los perjudicará en el club y que Zárate estaba muy arrepentido por los hechos (“hasta el punto de querer herirse”).

 Los medios hablaron del grado de participación de Benítez en la violación ya que Daer considera que “el abuso no sólo existió sino que Benítez y Pérez fueron cómplices” pero el abogado del novio de la chica asegura “que no sabe si el abuso sucedió porque él estaba dormido”. La Nación explica que tras los mensajes, “se cortó el diálogo, porque ella consideró que no había sido protegida, ni acompañada ni cuidada".

 Al principio la denuncia figuraba como un caso más en los medios, que se terminó de consolidar tras la salida a la luz de los mensajes entre la víctima y los compañeros de equipo del victimario. La credibilidad de la mujer se puso en duda, hasta las declaraciones de su pareja, quien aseguró que se despertó con los gritos de la chica. De todas formas, el apoyo que este le brindó es dudoso, ya que confía en lo que Zárate le comentó. Por el momento, el victimario no declaró y los medios hablan poco de él, se concentran en Benítez y en el abogado de la joven.

 La reproducción de estereotipos y prejuicios respecto de la víctima que pudo observarse también en la televisión y la radio son la prueba de que el show mediático ignora los progresos dados en materia de derechos humanos de las mujeres y la responsabilidad de los medios de comunicación en torno a este tema. Pero además contribuyen a corroborar que, si ante un hecho de violencia sexual las justificaciones se buscan en la víctima, estamos lejos de erradicar la violencia contra las mujeres.

 
 

Volver