Subscribite a nuestro newslatter
 
La naturalización de la maternidad infantil
 

En Córdoba, una nena de 12 años dio a luz a un bebé. Clarín publicó una nota al respecto en la que omitió referirse sobre la problemática de los embarazos adolescentes.

(Buenos Aires, 29 de mayo de 2014) – La familia se enteró  al sexto mes de embarazo. La chica, de solo 12 años dio a luz por parto natural el último fin de semana de mayo. La historia, que esta vez tuvo lugar en la provincia de Córdoba, se repite en toda la Argentina y aunque en general vienen acompañadas con una denuncia de violación, este no parecía ser el caso.

El 27 de mayo Clarín publicó una nota titulada Una nena de 12 años fue mamá en Córdoba sobre este nuevo caso, pero desde el punto de vista periodístico, lo llamativo fue la naturalidad con la que trataron el tema. Citaron tanto a la adolescente como a su madre y a los directivos del hospital donde fue atendida. Sin embargo, en ningún momento se mencionó el peligro o las consecuencias que los embarazos llevados a término pueden tener en la salud de niñas y adolescentes.

“La chica contó que pese a ser madre seguirá estudiando: ‘Mi mamá -empleada en un comercio - me va a ayudar a criar a mi hijita’, dijo”, explica el diario Clarín. Una de las principales preocupaciones con respecto a los embarazos adolescentes es su relación directa con la deserción escolar de las niñas-madres.

En abril del 2012, Clarín había publicado una nota titulada El embarazo infantil creció 10 por ciento en tres años en la cual advertían acerca de los riesgos que pueden traer los embarazos a tan corta edad. “Un informe sobre la situación de la población argentina realizado por el Fondo de población de las Naciones Unidas (UNFPA), indica que si bien el volumen de estos nacimientos es pequeño, su importancia radica en las consecuencias potenciales sobre la salud física y psíquica de las niñas, debido a la falta de maduración en esos aspectos pero también a que los embarazos son el resultado de relaciones sexuales no consentidas o aceptadas sin el conocimiento pleno de sus consecuencias’”, redactaron en aquel momento. En la actualidad se calcula que cada 13 horas nace un bebé de una madre adolescente. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el riesgo de muerte materna aumenta en mujeres menores de 15 años y sus hijos tienen más posibilidades de morir en los primeros 4 o 5 años de vida.

Clarín cierra la nota diciendo: “desde el Hospital Misericordia, la médica obstetra Marta Veiga indicó que ‘es habitual que recibamos un 25% de menores adolescentes mamás, pero no tanto como en este caso, que es una niña de sólo 12 años’. Ulloque (Director del hospital) agregó: ‘hace tiempo contamos con un consultorio para el abordaje de estas situaciones’”.

Lo importante es no solo anunciar el acontecimiento, sino el contexto del mismo. El aumento de los embarazos adolescentes  es un problema que debe ser abordado desde el Estado, tanto en aquellos casos en los que la maternidad es un proyecto de vida como en los producidos como consecuencia de una violación, donde no se respeta el derecho a las niñas a una vida libre de violencia ni a interrumpir un embarazo no deseado.
 
 

Volver