Subscribite a nuestro newslatter


Clarín. Sociedad. 05/07/2014
Las mujeres convirtieron a los jugadores en objeto de deseo
 

El Mundial más erótico. Con el Pocho Lavezzi como ícono, desataron un aluvión hormonal en redes sociales y se atreven a decir cosas que rozan lo porno. El ranking femenino de los futbolistas que despiertan más suspiros.

Por Graciela Gioberchio

Dicen que está más bueno que comer pollo con la mano , que le dan hasta que el Indio admita que sí lo soñó , y algunas hasta se entusiasman con que tiene el mismo apodo que el General. Más de una anda diciendo, además, que como están cansadas de ver culos de minastodo el día no está nada mal que empapelen las redes sociales con el Pocho Lavezzi, el flamante estandarte masculino que en el partido Argentina-Nigeria, a punto de ponerse la camiseta para entrar a la cancha, encandiló al público femenino con su trabajado cuerpo plagado de tatuajes. La argentinidad femenina al palo en pleno Mundial trajo una catarata de suspiros, comentarios creativos, provocativos -algunos casi porno- y miles de pedidos para que el Pocho juegue sin camiseta.

Como nunca, Brasil 2014 explotó el costado “erótico” del fútbol. Amparadas por el anonimato, en Facebook, Twitter, y otras redes, muchas mujeres salieron a elegir los mejores cuerpos y elogiar sus espaldas, el bajo vientre y la siempre presente fantasía de la virilidad negra. Hasta los grupos de madres de whatsapp que usan para hablar sobre los temas de la escuela, ahora son otro recurso para pasarse fotos de futbolistas o cadenas para que el Pocho se presente en tu cama sin remera . En una encuesta realizada por Clarín.com casi 7.000 mujeres eligieron al jugador más sexy. El Pocho ganó por goleada (69%), seguido por el suizo Yann Sommer (12,8%), el brasilero Vieira de Souza (11,4%) y el nigeriano Ameobi (6,8%). La tendencia es global: en sitios del mundo hay rankings de los jugadores más lindos.

Pero no hay mucho de nuevo en esto de adular un cuerpo lindo. Desde los griegos y romanos se lo ha exaltado. “ Lo nuevo es que las mujeres osen hablar del cuerpo de un hombre en términos de deseo. E s algo que los hombres se permitieron hacer desde siempre y que pretendían que fuera de su exclusivo dominio, como si el deseo fuera masculino”, dice Juano Tesone, de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) y de la Sociedad Psicoanalítica de París.

“La mujer se animó y los hombres se sienten molestos, porque en su imaginario, les usurparon el lugar que ellos tienen, el atributo propio de género que ellos mismos se dieron. Al fin y al cabo celebro que podamos ‘cosificar’ después de tantos siglos”, analiza la psicóloga de APA, Adriana Guraieb.

“¿Las mujeres están cayendo en el mismo patrón de ‘cosificación’ que le cuestionan a los hombres? No es lo mismo. La diferencia es abismal”, afirma Maia Krichevsky, investigadora del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género. “La ‘cosificación’ del Pocho o de otros futbolistas, en este caso, no es la misma que sufre la mujer todos los días, con un grado de violencia más complejo y grave”, diferencia. Y rescata que, si bien esto está lejos de ser la revolución sexual, “la mujer está empezando a hablar de su sexualidad y escapando de esa sexualidad maternal y romántica que impusieron los mandatos mas opresores”. En fin, lascalientes discusiones seguirán. Aunque en tiempos de voracidad virtual, este fluir hormonal desmesurado y tribunero, pasará.

 
 

Volver