Subscribite a nuestro newslatter
 

Compromiso con los derechos de las mujeres

 

Representantes gubernamentales y de la sociedad civil se reunieron en el Congreso de la Nación para celebrar el Consenso de Montevideo, firmado hace un año atrás. En la reunión también se  analizaron los logros y desafíos pendientes para la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

(Buenos Aires, 4 de septiembre de 2014) - Al cumplirse un año del Consenso de Montevideo, el “Grupo Parlamentario Internacional de Población” y la “Alianza de Organizaciones de la Sociedad Civil sobre el cumplimiento del Programa de Acción de la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo y su seguimiento después de 2014” organizaron una actividad de celebración y análisis. En la reunión se revisó el rol que ha tenido Argentina en la agenda regional, así como la política local en materia de salud sexual y reproductiva y los obstáculos que mantienen una brecha entre la legislación escrita y las prácticas cotidianas.

Participaron las diputadas y diputados nacionales Virginia Linares, Mara Brawer, Patricia Giménez, Manuel Garrido, Luis Bazterra, Araceli Ferreyra, Gabriela Burgos y Elsa Álvgarez (mandato cumplido). También estuvieron presentes las funcionarias de gobierno: Luz Melon, Consejera de Cancillería; Maria Luisa Martino, de la Direccion de la Mujer de Cancillería; Adriana Álvarez, del programa de Salud Sexual y Procreación Responsable del Ministerio de Salud de la Nación; Silvia Oizerovich, del Programa de Salud Sexual y Reproductiva de la Ciudad de Buenos Aires; y Laura Calverio, de la Dirección Nacional de Población. 

También participaron integrantes de la Alianza que agrupa a 39 organizaciones, entre las que están representadas las poblaciones indígenas, personas viviendo con VIH, jóvenes, mujeres, diversidad sexual, personas con discapacidad, afro-descendientes, instituciones académicas, gremiales y de la fe, así como entidades que defienden los derechos a la educación, la salud, y los derechos humanos en general. 

Luego de las palabras de bienvenida, Luz Melon, consejera de la Cancillería, brindó un panorama del Consenso de Montevideo y afirmó que “la perspectiva de género y los derechos sexuales y reproductivos son clave para erradicar la pobreza”.

En nombre de la Alianza de organizaciones habló Sabrina Frydman, de Amnistía Internacional, quien agradeció el espacio de diálogo entre el Estado y la sociedad civil. La joven activista destacó algunos logros del documento regional: el foco puesto en la juventud, el reconocimiento del aborto inseguro como causa de mortalidad materna y como problema de salud pública, el derecho de todas las personas a ejercer su sexualidad e identidad sexual sin discriminación, y la necesidad de elaborar información desagregada por sexo para seguimiento y monitoreo de las políticas públicas. Pero también se refirió a los desafíos pendientes. En este sentido, Frydman señaló “la importante brecha que hay entre la legislación y su implementación, que es muy dispar en todo el país y afecta especialmente a grupos que ya están excluidos como migrantes, población rural, jóvenes, personas del grupo LGBTT, indígenas, entre otros”.

El Consenso de Montevideo amplió las metas comprometidas en la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo, realizada en Cairo en 1994, en especial respecto a los derechos de adolescentes y jóvenes, la reducción de la mortalidad materna, y la atención del aborto seguro.  El documento regional que adoptaron los gobiernos de América Latina y el Caribe, reunidos en Montevideo en agosto de 2013, es un hito porque plasma muchos de los reclamos que las organizaciones de la sociedad civil, especialmente de mujeres, vienen sosteniendo y solicitando desde hace años en materia de igualdad de género y derechos sexuales y reproductivos. Quienes participaron de la actividad también intercambiaron impresiones acerca de la manera en que el estado argentino puede desarrollar acciones articuladas y coordinadas, que sean más contundentes y eficaces, para asegurar el cumplimiento en el país del Consenso de Montevideo. 

 
 

Volver