Subscribite a nuestro newslatter
 
Frente a los casos de violencia ¿es suficiente un “llamado de atención”?
 

La Cámara de Apelaciones en lo Penal  de Santa Fe revocó el sobreseimiento a un femicida dictado por una jueza de primera instancia.  El tribunal determinó que la falta de pruebas estaba estrechamente relacionada con las propias falencias de la jueza a lo largo del proceso y le realizó un “severo llamado de atención”.

(Buenos Aires, 27 de noviembre de 2014) - La Cámara de Apelaciones en lo Penal de Santa Fe hizo lugar a un recurso de apelación interpuesto por el Fiscal en contra de la sentencia de la jueza Susana E.G. Luna que dictó el sobreseimiento de S.J.M. quien asesinó a su pareja en un contexto de violencia de género. La Cámara sostuvo que no correspondía dictar el sobreseimiento cuando aún no se había agotado la investigación: hubo medidas solicitadas por la fiscalía que no se realizaron, y otras medidas de prueba que no fueron debidamente tenidas en cuenta en la sentencia. Este fue el caso de informes, pericias y pruebas testimoniales presentadas en la causa. Incluso, señaló la querella, no se le tomó declaración a la víctima mientras permaneció internada, antes de perder la vida como consecuencia de las heridas recibidas. Se solicitó entonces que se lleve la causa a conocimiento de otro magistrado que realice las diligencias faltantes.

La Cámara hizo lugar al pedido de la fiscalía teniendo en cuenta

Que es posible advertir que, además de no haberse realizado una eficiente investigación, ya que no solo no se extremaron todos los recaudos necesarios para recibir declaración a la víctima, la que permaneció internada desde el 1 de abril de 2013, hasta el 28 de junio de 2013, día en que se produce su óbito, cuando esta medida resultaba relevante para el esclarecimiento de la verdad en caso de que se hubiera podido realizar, ya que en estos tipos de hechos que ocurren sin la presencia de testigos presenciales, las declaraciones de los involucrados revisten fundamental importancia; tampoco se agotó la investigación con la realización de otras diligencias probatorias, algunas de las cuales, si bien fueron ordenadas, no fueron producidas y otras directamente ni se dispusieron, aunque fueron solicitadas por las partes y se presentaban esenciales para desentrañar como se desarrollara el hecho en investigación.

Teniendo en cuenta estas deficiencias por parte de la Jueza, la Cámara entendió que “el sobreseimiento por duda insuperable se presenta apresurado y trunca la posibilidad de llegar a la verdad, debiendo haberse tenido en especial consideración la gravedad del hecho y su muy difícil investigación.”

Agregó en este sentido la consideración sobre la normativa específica en materia de violencia contra las mujeres y el deber de debida diligencia de los Estados, en particular el artículo 7 de la Convención de Belém do Pará. Esto implica que las y los magistrados judiciales deben, en su tarea, “desempeñarse con arreglo a este compromiso internacional contraído por la Nación, para lo cual es imperativo investigar hasta las últimas consecuencias, en la búsqueda del esclarecimiento total de aquellos hechos de violencia contra la mujer y en su caso sancionar a sus responsables.”

Cabe resaltar el énfasis que se pone en la sentencia en señalar las propias deficiencias que tuvieron las diligencias a cargo de la Jueza y el  “llamado de atención” que se le hace. No obstante, si bien  celebramos que la situación de injusticia pueda ser revertida para este proceso,  no parece ser suficiente.

El compromiso del Estado de evitar la perpetuación de la impunidad en casos de violencia contra las mujeres implica, también, evitar que sus funcionarios/as tomen actitudes negligentes a lo largo de la investigación. La sensación que deja ver la descripción hecha en la sentencia de la enorme falta de compromiso y, aún más, del incumplimiento de sus deberes por parte de la Jueza, hace que un llamado de atención se vea como una medida insuficiente para garantizar que este tipo de acciones se repitan.

La sentencia completa en nuestro Observatorio de Sentencias Judiciales.

 
 

Volver