Subscribite a nuestro newslatter
 
A 5 años de la Ley de Violencia es hora de promover la rendición de cuentas
 

ELA presentó en un desayuno con periodistas el avance de un informe que tiene por objetivo reconocer los avances logrados a partir de la sanción de la Ley de Protección Integral contra la Violencia y al mismo tiempo promover la rendición de cuentas a cinco años de su sanción.

(Buenos Aires, 10 de diciembre de 2014) - En el marco de los 16 días de activismo contra la violencia hacia las mujeres y el Día de los Derechos Humanos, ELA presentó Claroscuros en las políticas contra la violencia de género. El documento brinda un panorama general del estado de avance en la implementación de la Ley 26.485 de Protección Integral a nivel nacional y en las provincias, abordando algunos temas fundamentales como la relevancia de la Ley en términos de definiciones, propuestas y políticas, así como la situación actual en relación con la obligación del Estado de producir y difundir información que pueda echar luz sobre las políticas implementadas hasta ahora.

En un desayuno de trabajo con una decena de periodistas, Natalia Gherardi, directora ejecutiva de ELA revisó y comentó las secciones del informe, que destaca la importancia de contar con una Línea telefónica gratuita de atención de alcance nacional (144) y el acceso público a la información sobre recursos en la Guía elaborada por el Consejo Nacional de las Mujeres (CNM), así como la información producida desde otros espacios de atención. El informe repasa, también, la disparidad en la disponibilidad de servicios en distintos puntos del país; los datos disponibles sobre distintas formas de violencia, los femicidios y las condenas; y los avances en el trabajo con los medios de comunicación.

Gherardi explicó que a un lustro de la sanción de la Ley 26.485 y habiéndose propuesto un amplio programa de acción, el objetivo del trabajo realizado por ELA fue identificar su grado de implementación, destacando los logros y señalando los aspectos pendientes. El eje ordenador del documento es la Ley que establece obligaciones, garantiza la aplicación de determinados principios y apela tanto al CNM como también a Ministerios, Secretarías y operadores de la Justicia en un abordaje interinstitucional e interjurisdiccional.

“Son muchas y variadas las políticas en materia de violencia contra las mujeres que se están llevando adelante  en distintas provincias y municipios del país. Sin embargo, lamentablemente este nivel de información desagregada por jurisdicción no se encuentra reunida en ningún lado aunque esa es parte de la responsabilidad que asume el Estado nacional”, reveló Gherardi y aclaró: “Hay información, pero está dispersa. No está disponible de una manera que permita construir el rompecabezas de la situación a nivel nacional”. La directora ejecutiva de ELA afirmó que la mejor oportunidad para reunir la información - y que constituyó la principal fuente de información para el documento- son los informes que el Estado nacional presenta ante los organismos de seguimiento de las obligaciones internacionales, tanto en el sistema universal como regional de derechos humanos.

En su texto, la Ley pone énfasis en la necesidad de producción de información, un reclamo que organismos como el MESECVI o la CEDAW vienen haciendo a la Argentina y otros países de la región desde hace años. En varios de los artículos de la Ley 26.485 se determina el tipo de información que debe generarse desde los Estados. “¿Quién debe generar información? No sólo el CNM, todos los organismos del estado, en los distintos poderes, tienen la obligación de producir y difundir información, más allá de que es un principio básico de la democracia y del sistema republicado de gobierno asegurar el acceso a la información pública”, afirmó Gherardi.

En la víspera de lo que será un año electoral, Gherardi también mencionó la necesidad de contar con mayor compromiso político para avanzar en la plena aplicación de la Ley. Si bien es cierto que, como muestran los trabajos previos de ELA, “la violencia contra las mujeres tiene prensa” y muchísimas personas hablan del tema, esto ha sido en gran medida mérito del movimiento de mujeres.  “Si la violencia de género ha ganado la relevancia para estar en la agenda es debido al trabajo del movimiento de mujeres, tanto a nivel nacional como regional y mundial” -aseguró Gherardi- “Pero además, es necesario contar con más mujeres y varones en la dirigencia política que asuman un discurso político sustantivo, informado, sólido en temas de violencia”.

Tal como se explica en la presentación de la publicación Claroscuros en las políticas contra la violencia de género, el documento es un análisis inicial para tener una mirada general del problema y dejar sentadas las bases de una indagación complementaria. Una futura investigación que podría realizarse durante 2015 buscará llevar adelante un proceso con mayor grado de participación de organizaciones de la sociedad civil, universidades y gobiernos locales, para lograr un informe que refleje un mejor alcance federal.

 
 
Ampliar

Volver