Subscribite a nuestro newslatter
 

ONG manifiestan preocupación ante la debilidad de la Declaración Política de la CSW 59

 

Organizaciones de mujeres y feministas de toda América Latina y el Caribe enviaron una carta a la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres donde manifestaron su descontento por el desarrollo de la sesión de la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de las Naciones Unidas. Allí señalaron el rol clave que ocupan en el cumplimiento de la Plataforma de Beijing y reiteraron su compromiso con los derechos de las mujeres más allá del 2015.

(Buenos Aires, 25 de marzo de 2015) - En una carta dirigida a la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, organizaciones de mujeres y feministas de toda América Latina y el Caribe -incluyendo ELA y las integrantes de la Articulación Regional Feminista- manifestaron su preocupación ante la debilidad de la Declaración Política de la 59º sesión de la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social (CSW) de la ONU.

El quincuagésimo noveno período de sesiones tuvo lugar entre el 9 y el 20 de marzo en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York. En el período de sesiones participaron representantes de los Estados Miembros, entidades de las Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales (ONG) acreditadas ante el ECOSOC de todas las regiones del mundo. La Comisión llevó a cabo un examen de los progresos logrados en la implementación de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, 20 años después de su adopción en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer de 1995.

Sin embargo, durante los días que duraron las sesiones las ONG manifestaron su descontento ante el desarrollo de las mismas y el desplazamiento al que se vieron sometidas las organizaciones que trabajan por los derechos de las mujeres. En la carta dirigida a la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, las instituciones firmantes admitieron el reconocimiento de los avances y desafíos en la implementación de políticas para la igualdad. "Sin embargo los trabajos de esta CSW 59 concluyen con un lenguaje débil en los documentos aprobados, con vacíos importantes", señalaron en el texto. Entre las omisiones mencionan los derechos humanos de las mujeres, el concepto de igualdad de género, y compromisos claros respecto a los  recursos para superar los obstáculos para el logro de la igualdad entre mujeres y hombres. El mensaje finaliza convocando a ONU Mujeres, como la entidad de género de Naciones Unidas para el avance de la mujer, "a construir conjuntamente una postura de vanguardia en los procesos de negociación".

Cabe recordar que previo al inicio de sesiones el Comité de ONG para la Comisión de la Condición de la Mujer de América Latina y el Caribe había manifestado su descontento con el procedimiento adoptado para la 59º sesión.

Tal como afirman las instituciones en la reciente misiva, las organizaciones feministas y de mujeres somos agentes claves en la implementación, vigilancia y cumplimento de la Plataforma de Acción de Beijing, y estamos comprometidas en continuar con los esfuerzos para alcanzar la igualdad y el ejercicio de todos los derechos humanos de las mujeres más allá del 2015.

A continuación reproducimos la carta enviada a la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres

 

Señora
Phumzile Mlambo-Ngcuka
Directora Ejecutiva de ONU Mujeres

Distinguida Directora:

Las organizaciones abajo firmantes, reconocemos que para ONU Mujeres ha sido complejo el proceso para lograr  el consenso de la Declaración Política de la sesión 59 de la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la ONU (CSW), a veinte años de implementación de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing.

Sin embargo, expresamos una profunda preocupación ante la debilidad de la Declaración Política de la CSW 59 y el documento sobre los métodos de trabajo, en donde se limita la participación de las organizaciones de la sociedad civil y los mecanismos nacionales de género.

Asimismo, consideramos que el rol de ONU Mujeres debiera marcar las directrices que garanticen la implementación de la Plataforma y el logro de las metas que en ella se plasman, brindando asistencia técnica a los gobiernos con el fin de avanzar en la agenda hacia la igualdad.

A veinte años del mayor consenso internacional logrado en la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing para la implementación de planes y políticas para la igualdad, se reconocen los avances alcanzados, así como los enormes retos y nuevos desafíos. Sin embargo los trabajos de esta CSW 59 concluyen con un lenguaje débil en los documentos aprobados, con vacíos importantes, tales como: los derechos humanos de las mujeres, los derechos sexuales y derechos reproductivos, el concepto de igualdad de género, así como poca claridad de los mecanismos  para la transparencia y rendición de cuentas, así como compromisos claros respecto a los  recursos para superar los obstáculos para el logro de la igualdad entre mujeres y hombres.

En el actual contexto nos preocupa particularmente, encontrarnos en escenarios de batallas ya ganadas, donde de nuevo está en disputa si deben o no hacerse explícitos los derechos humanos de las mujeres suscritos en la Conferencia de Viena de 1993. Lo cual implica a todas luces un retroceso a todo lo logrado con las conferencias internacionales de los años noventa del siglo pasado, las cuales han dado rumbo a los gobiernos en el cumplimiento de varias agendas de derechos económicos, políticos sociales y ambientales.

Queremos señalar que contrario a la trayectoria de la Organización de Naciones Unidas, los trabajos de esta sesión 59 de la CSW no ofrecieron espacios de consulta y colaboración abiertos a la Sociedad Civil, y la discreción con que se manejaron las versiones de los documentos de trabajo obstaculizaron el seguimiento y su incorporación al proceso, sin dejar de mencionar las limitaciones en el acceso y participación efectiva de la sociedad civil.

Las organizaciones feministas y de mujeres somos agentes claves en la implementación, vigilancia y cumplimento de la Plataforma de Acción de Beijing, y estamos comprometidas en continuar con los esfuerzos para alcanzar la igualdad y el ejercicio de todos los derechos humanos de las mujeres más allá del 2015.

Exhortamos a ONU Mujeres, como la entidad de género de Naciones Unidas para el avance de la mujer, a no volver a utilizar esta metodología y le convocamos a construir conjuntamente una postura de vanguardia en los procesos de negociación, donde requerimos contar con la fuerza y el empuje  de todos  los actores para tener la capacidad de transformar nuestra sociedad y caminar para el pleno cumplimiento de los derechos humanos de las mujeres.

 ¡Nada sobre nosotras, sin nosotras!

 

 
 

Volver