Subscribite a nuestro newslatter


Clarín. Opinión. 31/03/2015
No Carlés, a la Corte debe ir una mujer
 

Hoy comienza en el Senado de la Nación el tratamiento del pliego de Roberto Manuel Carlés para cubrir el cargo vacante de juez en la Corte Suprema de Justicia de la Nación. La Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), junto a dos organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres, Equipo Latinoamericano de Justicia y Genero (ELA) y Mujeres En Igualdad (MEI), hemos presentado objeciones a esta propuesta ante el Ministro de Justicia de la Nación, tal como establece el proceso de selección de los jueces del Máximo Tribunal fijado por el decreto 222/2003. Objetamos esta designación porque corresponde designar a una mujer para que se cumpla con el balance de género en la Corte Suprema.

El cargo para el que se propone al Dr. Carlés debe ser cubierto por una mujer, esto no es un antojo, sino que es algo que corresponde a lo establecido en la Constitución Nacional (artículo 99, inc. 4), en la ley 26183 y en el decreto 222/03 (art. 3). No es menor incumplir la Constitución, especialmente porque desde hace 20 años Argentina, al igual que los países miembros de Naciones Unidas se comprometieron a cumplir las metas establecidas en Beijing, en la Cuarta Conferencia de la Mujer.

Como lo ha señalado la CEPAL y ha corroborado el “Mapa de género de la Justicia Argentina” que en 2010 elaboró la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema de Justicia -creada y dirigida por Carmen Argibay hasta su muerte-, si bien la composición de la Justicia es mayoritariamente femenina, a medida que se crece en la escala jerárquica las mujeres disminuyen hasta llegar al 24% en los cargos de camaristas.

El avance logrado en 2003 cuando se sanciona el Decreto 222 y el entonces Presidente Kirchner propuso a la Dra. Carmen Argibay como integrante de la Corte, se perdería con la aceptación del pliego del Dr. Carlés.

Es inaceptable que sea la Presidenta quien promueva este retroceso, incumpliendo la Constitución Nacional y además ignorando el Decreto que sanciono Néstor Kirchner. Sin ahondar en la falta de antecedentes del Dr. Carlés, no podemos eludir señalar su reciente actuación en la Comisión de redacción del Nuevo Proyecto de Código Penal, en el que no solo se retrocedió respecto al actual artículo 80 del Código Penal, que reconoce el agravante del homicidio en casos de femicidios, y que tampoco incorporó mejoras respecto a la interrupción del embarazo, ambos problemas que afectan el derecho a la vida de las mujeres en nuestro país.

Por todo esto esperamos que los y las Senadores y Senadoras no convaliden con su voto este incumplimiento de la Constitución Nacional que constituiría un importante retroceso en la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Mabel Bianco
Presidenta de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer –FEIM-

 

 
 

Volver