Subscribite a nuestro newslatter

 

Chequeado.com. Chequeos.13/05/2015

Mariana Gras: “[Las mujeres] ocupamos casi 40% de los puestos de conducción”
 

Lo afirmó la directora del Consejo Nacional de la Mujer. En los cargos más altos del Poder Ejecutivo Nacional la proporción es menor, aunque en cargos más bajos llega a esa cifra.

Por Olivia Sohr 

“[Las mujeres] ocupamos casi el 40% de los puestos de conducción”, señaló Mariana Gras, presidenta del Consejo Nacional de la Mujer, como uno de los logros de la gestión de la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, en su presentación frente a la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer del Consejo Nacional de las Mujeres.

La proporción de mujeres, sin embargo, es más baja en la gabinete nacional. Entre los 16 Ministerios sólo cuatro son liderados por mujeres: el de Desarrollo Social, por Alicia Kirchner; el ministerio de Cultura, por Teresa Parodi; el de Industria, por Débora Giorgi; y el de Seguridad, por Cecilia Rodríguez. Esto quiere decir que sólo el 25% de los Ministerios están a cargo de mujeres.

Según un relevamiento que hace el Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que incluye al gabinete ministerial, la proporción de mujeres en el gabinete viene en descenso. Durante el mandato de Néstor Kirchner las mujeres representaban el 22,2% de los ministros, en el primer mandato de Fernández de Kirchner representaron el 21,4% y, en el segundo, el 19 por ciento.

Si se amplía la muestra a otros cargos de dirección política, la proporción de mujeres aumenta. De acuerdo con Julia Pomares, directora del Programa de Instituciones Políticas del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC), en base a relevamientos hechos de los gabinetes, “la alta direccio?n poli?tica en el Poder Ejecutivo Nacional es mayormente masculina. Entre 1983 y 2014, u?nicamente el 11% del total de las designaciones de cargos poli?ticos de la administracio?n pu?blica centralizada (ministros, secretarios y subsecretarios) fueron para mujeres”.

Y agregó que “este desequilibrio va disminuyendo a medida que se desciende en la pira?mide organizacional, es decir, es menor para el caso de los subsecretarios que de los ministros”.

En cuanto a la evolución de la participación femenina, señaló que “la proporcio?n de mujeres en estos altos cargos del Poder Ejecutivo aumento? en el tiempo: en 1983, solo el 3,4% de los ministros, secretarios y subsecretarios designados eran mujeres. Si tomamos todas las designaciones realizadas por Fernández de Kirchner desde 2007 representaron el 19%”.

Si se considera, por otro lado, a los directores nacionales y generales, las mujeres, de acuerdo con el relevamiento de CIPPEC realizado en septiembre de 2014, ocupan el 37,4% de los cargos (acá puede verse el informe de CIPPEC, aunque el dato de la proporción de mujeres no está citado).

“No hubo políticas activas durante la gestión de Fernández de Kirchner para aumentar la proporción de mujeres en cargos de poder”, señaló a Chequeado Natalia Gherardi, directora del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA).

Y agregó: “De hecho, ni siquiera se elevó el rango institucional del Consejo Nacional de la Mujer”. Hoy el Consejo es un organismo que depende del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales que depende a su vez del Ministerio de Desarrollo Social. El rango jerárquico que se le otorga a los organismos a cargo de las cuestiones de género es uno de los indicadores que se utilizan para medir la relevancia que le da un gobierno.

Uno de los problemas que el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer de la ONU señaló a la Argentina en su última evaluación, de 2010, es que el Consejo Nacional de la Mujer “sigue sin terminar de superar las deficiencias estructurales de que adolece desde su creación en 1992. En ese sentido, no parece que los mecanismos nacionales estén plenamente capacitados para promover de forma eficaz el adelanto de la mujer y la igualdad entre los géneros ni para preparar y aplicar políticas públicas en la totalidad del país”.

Datos del Poder Judicial, el Congreso y el sector privado

En línea con lo que ocurre en el Poder Ejecutivo, en la Justicia las proporciones dependen de la jerarquía. La Oficina de la Mujer, que depende de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, calculó en 2010 que del personal total del Poder Judicial de la Nación, las mujeres representan el 54 por ciento. Esto es el resultado de la suma de empleados de la Justicia Federal y Nacional. El informe, sin embargo, revela que al contabilizar sólo los cargos más importantes (jueces o camaristas) la relación es inversa: los hombres representan el 71 por ciento.

El ámbito en el que las mujeres sí llegan a ocupar casi el 40% de los lugares es en el Congreso Nacional, donde representan el 36,2% de los escaños en Diputados y 38,9% en el Senado, pero esto no depende del poder Ejecutivo. La ley de cupo femenino que establece que el 30% de los candidatos que cada partido presente en sus lista deben ser mujeres fue sancionada en 1991.

Más allá de la política, la representación de las mujeres es menor. El Índice de Participación Femenina (IPM) que mide “la proporción de mujeres que ocupan cargos de máxima autoridad, con reconocimiento público, en las instituciones u organismos públicos o privados en tres espacios de poder: la política, la economía y la sociedad”, fue realizado en 2010 por ELA, y concluyó que era del 15,2%, es decir que de cada 10 puestos de máxima autoridad relevados, menos de dos están ocupados por una mujer.

En el sector privado, de acuerdo con el mismo estudio, la proporción es mucho menor: en comisiones directivas es del 6,5% y del 3% en cargos.

 
 

Volver