Subscribite a nuestro newslatter
 
El poder judicial después de FAL: actores, argumentos y posibilidades de incidencia
 

Un relevamiento de las decisiones judiciales sobre acceso al aborto, dictadas por diversos tribunales luego de la sentencia de la Corte Suprema en el caso FAL, demuestra que perduran los intentos de diversos actores sociales y políticos encaminados a obstruir el acceso de las mujeres a esta práctica legal, vulnerando los derechos humanos de mujeres y niñas. Al mismo tiempo, se vislumbra un incipiente y promisorio uso de los tribunales para promover la protección de esos derechos.

(Buenos Aires, 29 de mayo de 2015) - En marzo de 2012 la Corte Suprema de Justicia de la Nación dictó sentencia en el caso FAL s/ medida autosatisfactiva, donde señaló que el aborto es legal cuando exista peligro para la salud o vida de la mujer y en todos los casos de violación. La decisión de la Corte marcó un punto de inflexión en la interpretación correcta de las causales del aborto legal en Argentina. Sin embargo, lejos de acabar con la judicialización indebida de los casos de aborto permitidos por la ley, a través del relevamiento de las sentencias relacionadas con el acceso al aborto después de FAL incluidas en nuestro Observatorio de Sentencias Judiciales, vemos que perduran en los tribunales de justicia intentos de  diverso origen para obstruir el acceso de las mujeres a esta práctica legal. A través del repaso de estas decisiones, el documento: El aborto legal en Argentina: La justicia después de FAL busca poner de manifiesto la necesidad de fortalecer las políticas públicas de salud para reducir las controversias que llevan a la proliferación de litigios,  y enfatizar la responsabilidad de los diversos actores que obstruyen el acceso a este derecho de las mujeres.

El análisis de esta nueva etapa de litigios sobre el acceso al aborto en los casos contemplados por la ley en Argentina nos permite identificar aquellos ámbitos en los que es necesario reforzar las políticas públicas que favorezcan la realización de las prácticas de aborto legal, sin necesidad de intervención de los tribunales. Así como también enfatizar la responsabilidad de los funcionarios y funcionarias públicos (ya sea de los ámbitos de la salud, la justicia u otros) y de los actores de la sociedad civil (como profesionales del derecho, organizaciones no gubernamentales) que obstruyen el derecho al aborto legal, vulnerando los derechos humanos de mujeres y niñas.

A través de las sentencias, identificamos cuáles son los actores que llevan casos a la justicia con fines obstaculiadores y, por otro lado, quienes son las organizaciones y otros actores que defienden el acceso al derecho al aborto y el éxito que han tenido ambos en la concreción de sus objetivos.  A partir de este analisis, es posible ver las numerosas resistencias y tensiones a través de la intervención de actores diversos y las respuestas de los tribunales de justicia en el acceso al aborto legal. En las resoluciones que analizamos, el Poder Judicial dio muestras de un incipiente avance en favor de los derechos sexuales y reproductivos, dejando ver un discurso progresivamente adecuado a los estándares de derechos humanos.

De allí que una de las principales conclusiones del documento sea que estamos ante un momento de relativa permeabilidad en la estructura judicial del discurso en favor de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, y se presenta la oportunidad no sólo de exigir la no obstaculización del acceso al derecho al aborto legal, sino también hacer uso de estas condiciones favorables para activamente intervenir y desmotivar las conductas que hoy en día permanecen libradas a una discrecionalidad no acorde a un Estado de derecho.

El documento incluye la enumeración de todas las resoluciones judiciales analizadas, con links a sus textos completos disponibles desde nuestro Observatorio de Sentencias Judiciales.

El documento es parte de la Serie Documentos REDAAS, destinada a profesionales de la salud vinculados con servicios de salud pu?blica y comunitaria, asi? como a abogadas/os que trabajan en servicios de salud y, en general, a profesionales de diversas disciplinas 
 
 

Volver