Subscribite a nuestro newslatter
 
Llamar a las cosas por su nombre: femicidio
 

El Tribunal Oral en lo Criminal Número 9 dio a conocer los fundamentos de la sentencia en el caso que investigaba la muerte de Ángeles Rawson. La adolescente fue encontrada muerta el 10 de junio de 2013 en la planta del Ceamse ubicada en la localidad bonaerense de José León Suárez.

(Buenos Aires, 26 de agosto de 2015). El Tribunal Oral en lo Criminal Número 9 condenó a Jorge Mangieri  a la pena de prisión perpetua como autor del delito de femicidio cometido contra Ángeles Rawson, por los cargos de femicidio, abuso sexual y homicidio agravado criminis causae

La sentencia es sin dudas relevante por ser una de las primeras en las que se hace un análisis detallado de la aplicación del agravante del artículo 80 inciso 11 del Código Penal para los casos de homicidios cometidos contra “una mujer cuando el hecho sea perpetrado por un hombre y mediare violencia de género”. Esta norma forma parte de la reforma legal  que incorporó el femicidio en nuestro marco legal (con la aprobación de la Ley 26.791). Si bien esta no es la primera vez que se interpreta la posible aplicación de este artículo, en casos anteriores la argumentación de los tribunales y la ausencia de una perspectiva de género del análisis dejaba mucho que desear, ya que consideraron el inciso 11 de difícil aplicación. 

En el caso de Ángeles Rawson,  el tribunal condena a Mangieri a la pena máxima de prisión perpetua, y toma la oportunidad para aportar un pormenorizado análisis de la interpretación del artículo 80 inciso 11 en base al debate parlamentario al momento de la aprobación de la Ley 26.791, así como a la luz de los tratados de Derechos Humanos, en especial  la Convención de Belém do Pará y la CEDAW. Así, la sentencia es categórica al afirmar: “El Tribunal no advierte que el inc. 11 resulte difícil de interpretar. No lo encuentra oscuro ni equívoco.”

Es interesante recuperar la larga fundamentación incluida en la sentencia respecto de la decisión del tribunal de llamar al crimen “femicidio” pese a que la palabra no se encuentre en la letra de la ley. Se detiene entonces en el punto de la denominación advirtiendo que la ley en sí misma no se defina como “femicidio”, no obstante lo cual en el debate parlamentario se haya dado la  particularidad de que todos los legisladores se refieran al tipo penal como femicidio. Retoma la intervención de la senadora Riofrío cuando señaló esta paradoja diciendo “si bien la reforma que estamos introduciendo al Código Penal no consigna explícitamente la palabra "femicidio" −no hubo acuerdo para ello−, en cuanto al término de nuestro artículo 80 bis [que luego fue incorporado como 80 inciso 11], la prensa y la sociedad mañana dirán que la Argentina ha sancionado la ley de femicidio. Este crimen aberrante tendrá su nombre. Tanto es así que hoy todos lo mencionamos como femicidio. Este es un crimen que necesitaba un nombre y hoy se lo estamos dando”.

Finalmente el tribunal concluye: “El delito es femicidio y así se lo denominará.”

La sentencia completa se encuentra disponible en nuestro Observatorio de Sentencias Judiciales

Enlaces

 
 

Volver