Subscribite a nuestro newslatter
 

Sensibilizando a las empresas: nuevos actores contra la violencia

 

Natalia Gherardi, directora ejecutiva de ELA, fue invitada por la Red de Empresas por la Diversidad (R.E.D.) a participar de una de sus asambleas para exponer sobre violencia contra las mujeres y la responsabilidad que las empresas tienen, en tanto actores sociales, en su erradicación.

(Buenos Aires, 21 de septiembre de 2015) – En la lucha para erradicar la violencia contra las mujeres es necesaria la participación de la sociedad en su conjunto, aceptando las responsabilidades que tocan a cada uno.  En ese sentido, las empresas son sin duda un actor importante que tiene la potencialidad de llegar no solo a sus empleadas y empleados, sino también a las familias y la comunidad en términos más amplios.  Para hablar sobre esto, Natalia Gherardi, directora ejecutiva de ELA, fue invitada a participar en la séptima asamblea de la Red de Empresas por la Diversidad (R.E.D.) que tuvo lugar el 7 de agosto en las oficinas de Mercedes-Benz.

La asamblea “es un espacio de enriquecimiento, cuyo objetivo es capturar y compartir aprendizajes, lecciones y resultados de las empresas miembros y de expertos en temas de diversidad”, explican desde la R.E.D. Se trata de un evento cerrado para los integrantes de ese espacio que sucede cuatro veces en el año. En las reuniones también se abordan temas específicos de la mano de un/a especialista.

Frente a un público de 28 personas, integrantes de las diversas empresas que forman parte de R.E.D., Natalia Gherardi comenzó su exposición derribando uno de los principales mitos respecto de la violencia contra las mujeres: la idea generalizada que lo considera un problema privado. Gherardi explicó que la violencia no sólo tiene lugar en el ámbito doméstico, sino que también está presente en el ámbito laboral, donde las mujeres “pueden sufrir de discriminación sutil como los chistes, como la humillación, la discriminación, el maltrato y el ninguneo por parte de otros colaboradores o de sus jefes”.  Pero además, aún la violencia que se produce en la intimidad del hogar, tiene repercusiones también en el ámbito del empleo, y es allí que las empresas pueden y deben actuar.

La directora ejecutiva de ELA señaló que si bien existe una mayor conciencia sobre la violencia de género, no es abordado por las empresas y, por lo tanto, hay mucho campo de acción. “El problema actualmente es que los casos llegan a conocimiento de las empresas cuando ya se trata de una situación extrema y visible”, afirmó Gherardi. El desafío y la oportunidad, es trabajar antes con la mujer para contribuir a superar la situación.

En cuanto a las posibilidades que tienen las empresas para contribuir a la erradicación de la violencia, la experta mencionó la creación de espacios de contención para las mujeres donde puedan expresarse así como también la generación de ámbitos de trabajo seguros. Finalmente, Gherardi señaló la importancia de que las empresas cuenten con información y consejos sobre cómo actuar si se detecta un caso, saber a dónde o quién recurrir, para así iniciar un proceso de acompañamiento.

En el marco del proyecto “Cerrando Brechas para erradicar la violencia contra las mujeres” que ELA lleva adelante con apoyo de la Unión Europea, junto a organizaciones sociales y gobiernos locales, se trabajará para profundizar esta línea de trabajo en los próximos meses.

 
 

Volver