Subscribite a nuestro newslatter
 
Los derechos de las mujeres en la campaña presidencial
 

Este domingo 25 de octubre se celebran las elecciones nacionales en las que se definirá la conducción del país durante los próximos 4 años. Frente a este escenario, y empleando la misma metodología que en las PASO, desde ELA emprendimos el monitoreo de las propuestas de quienes competirán por la presidencia desde una perspectiva feminista.

(Buenos Aires, 23 de octubre de 2015) - ¿Los derechos de las mujeres forman parte de las propuestas y plataformas electorales? Para responder a este interrogante, en 2011 el equipo de ELA elaboró el ICG (Índice de Candidaturas sensibles al Género), una metodología que permite acercarnos, a partir de una medida sintética, al modo en que las plataformas y propuestas de candidatas y candidatos adoptan (o no) una mirada feminista. El índice abarca 5 grandes ejes (acceso a la justicia; violencia contra las mujeres; participación política y presencia de las mujeres en lugares de decisión; salud sexual y reproductiva; y trabajo productivo/reproductivo y políticas de cuidado), y adopta valores entre 0 (no existe incorporación de la perspectiva de género) y 10 (completa transversalización de la perspectiva de género).

Tanto en las elecciones generales como en las PASO, Margarita Stolbizer (Progresistas), es quien incorpora una cantidad más amplia de propuestas en sus redes sociales y en su plataforma oficial, obteniendo un puntaje de 9,5. En el extremo opuesto se encuentra Adolfo Rodríguez Saá, de Compromiso Federal, con 1 punto. Sergio Massa obtuvo 6,5 puntos, Nicolás Del Caño y Daniel Scioli 6 puntos, y Mauricio Macri 4.

En la lectura de estos datos es importante analizar los medios a través de los cuales se difunden las propuestas y la visibilidad que les otorga.  En el caso de Scioli, la mitad de las propuestas no se encontraban en su plataforma ni en sus redes sociales, sino que se relevaron a partir de encuestas en las que se preguntaba directamente sobre derechos de las mujeres (Comunicar Igualdad y Fundación Huésped). Sin contar estas fuentes alternativas, el puntaje bajaría de 6 a 3 puntos.  Algo similar sucede con Massa, quien recibe 3,5 de sus 6,5 puntos de propuestas incluidas en un documento, Una década perdida para las mujeres, que no se encuentra fácilmente y tampoco forma parte de su plataforma ni de sus redes sociales. En este sentido, a pesar de que es un documento completo y con propuestas en múltiples áreas, su falta de difusión y visibilidad nos lleva a preguntarnos qué importancia tienen los derechos de las mujeres en su campaña.

En lo que respecta al peso relativo de cada una de las áreas que componen el índice, la tendencia se repite con respecto a las PASO y a las elecciones para la Jefatura de Gobierno Porteño. El eje de trabajo productivo-reproductivo y políticas de cuidado es el que obtiene mayores menciones (18 propuestas), seguido muy de cerca por el eje de violencia contra mujeres (16 propuestas). Nuevamente el de participación política es el eje en el que se encuentra el menor número de propuestas (7 en total).

Las únicas dos propuestas que están presentes en todas las candidaturas son el combate contra la precariedad laboral y el establecimiento/extensión de infraestructuras de cuidado infantil. Y todas las candidaturas comparten (con excepción de Rodríguez Saá) la referencia a políticas sociales de apoyo para mujeres en situación de violencia y a políticas para mejorar la coordinación interinstitucional en esta materia.

Al comparar los resultados con los de las PASO se identificaron ciertas diferencias, algunas positivas y otras que generan preocupación. Mauricio Macri, presentó políticas específicas para combatir la violencia de género siguiendo la ola social contra la violencia machista. En el ámbito de derechos sexuales y reproductivos, y en especial en lo que refiere a la  legalización del aborto, tanto Macri como Massa, mantienen silencio. Por su parte, Daniel Scioli, se pronunció en contra. .  

De eso no se debate
El pasado 4 de octubre tuvo lugar el primer debate presidencial de la historia argentina. La discusión, de la que participaron 5 de las 6 personas que aspiran a la presidencia de la Nación (con la ausencia de Scioli) se organizó en torno a cuatro ejes: desarrollo económico y humano; educación e infancia; seguridad y derechos humanos; y calidad institucional.

Como un reflejo de lo que se relevó en la campaña, a lo largo de las dos horas de debate las propuestas vinculadas con los derechos de las mujeres y con la equidad de género estuvieron prácticamente ausentes.

Dos temas que se trataron fueron el derecho al cuidado y la violencia contra las mujeres. En cuanto al primero, tanto Macri como Massa hicieron referencia a la inversión en primera infancia y a la extensión de las escuelas de doble escolaridad. En lo que respecta a la violencia contra las mujeres, a pesar de la visibilidad que ha cobrado en los últimos meses no fue abordado por ninguno de los candidatos, sino que apareció como una pregunta de Margarita Stolbizer a Adolfo Rodríguez Saá en el bloque de seguridad y derechos humanos.

Aunque el periodista encargado de moderar el tercer bloque incorporó una pregunta específica sobre la despenalización del aborto, el único candidato que respondió, fue Nicolás del Caño, quien afirmó que está a favor del aborto legal, seguro y gratuito, y que lo consideró como un derecho fundamental de las mujeres.

Desajustes entre las propuestas y las prácticas y discursos

En el área de violencia de género es posible destacar el caso de Scioli, ya que si bien es un candidato que suma el máximo puntaje en ese eje, al ser consultado por un caso de violencia en el que está involucrado uno de sus candidatos, señaló que prefería no posicionarse porque se trataba de un tema privado, desconociendo así la dimensión pública y el carácter de problema social de la violencia contra las mujeres.

En cuanto al cuidado, en la plataforma de Macri se incluyen varias propuestas en el área de trabajo productivo/reproductivo y políticas de cuidado, principalmente destinadas a la primera infancia y a la conciliación familia-trabajo, pero luego difundió un spot cuyo mensaje naturaliza el rol de las mujeres como las principales cuidadoras (spot día de la madre).

En el ámbito de la participación política, además de ser el que contiene un menor número de propuestas, se verifica que muchos partidos incumplen (o intentan incumplir) en la práctica con lo establecido en la ley de cupo femenino. Como muestran los datos de nuestro reciente monitoreo, el 7% de las listas que se presentarán el domingo para el Congreso Nacional incumplen con la normativa de cupo. Se trata de 7 listas: Cambiemos (1 lista); Compromiso Federal (1 lista); FPV (2 listas); Frente Unidos (1 lista); Partido Obrero (1 lista) y UNA (1 lista). Es decir, 4 de los 6 candidatos cuentan con listas que incumplen. Por otro lado, aunque finalmente el FIT adecuó su lista de la Provincia de Buenos Aires para cumplir con el cupo (según el fallo de la Cámara Nacional Electoral), el partido había apelado un fallo del Tribunal de Primera Instancia por considerar que los acuerdos entre las fuerzas que componen la alianza estaban por encima de la aplicación del cupo. 

Institucionalidad de género y presencia en lugares de decisiónSi bien se observa un aumento del número de propuestas que contribuirían a la igualdad de género en comparación con las PASO, un dato que llama la atención es que no se hace referencia explícita a quién tendrá la responsabilidad de trabajar para el fortalecimiento de la institucionalidad de género en nuestro país. Así, mientras que en las últimas semanas se han multiplicado los nombres de quienes estarían al frente de ministerios como economía, educación, salud, justicia, o incluso deporte y turismo, persiste un silencio acerca de quién estaría al frente de la institución encargada de ejecutar políticas públicas para la equidad de género.

Por último, otro aspecto poco alentador se vincula con la disminución de la representación femenina en los gabinetes. En los últimos años Argentina registró un avance significativo, no sólo en la cantidad de mujeres ocupando puestos ministeriales (se pasó de menos de un 10% tras la recuperación democrática al 25% actual), sino también en el tipos de puestos. Mujeres fueron asignadas a puestos “no tradicionales”, como los de Seguridad, Defensa o Industria. Sin embargo, los anuncios de las últimas semanas parecen contrariar estas tendencias. Los tres candidatos con mayores posibilidades de acceder a la presidencia (Macri, Massa y Scioli) apuntan a gabinetes predominantemente masculinos, con escasas excepciones, como Silvina Batakins al frente del Ministerio de Economía en caso de una victoria de Daniel Scioli.

Enlaces

 

 
 

Volver