Subscribite a nuestro newslatter
 

Derechos conquistados: mujeres, medios y discursos

El trabajo de la AFSCA y la Defensoría del Público ha sido clave para comprometer a los medios de comunicación en tanto actores centrales como formadores de opinión y amplificadores de discursos, procurando el objetivo de lograr una sociedad libre de violencia, más justa e igualitaria. El Estado nacional debe garantizar la continuidad de ese trabajo.

(Buenos Aires, 23 de diciembre de 2015) – La reciente noticia de la intervención de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) y la Autoridad Federal de Tecnología de la Información y las Comunicaciones (AFTIC) anunciada hoy por el ministro de Telecomunicaciones Oscar Aguad, genera preocupación por las posibles consecuencias de esta decisión en relación con el trabajo que se venía desarrollando desde esos ámbitos.  

En la vinculación entre medios y derechos de las mujeres, el 2009 fue un año de avances en materia legislativa. Por un lado, la Ley 26.485 incluyó entre sus definiciones a la violencia simbólica y entre las modalidades la violencia mediática. Por el otro, se sancionó la Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA) que incluye entre sus objetivos “promover la protección y salvaguarda de la igualdad entre hombres y mujeres, y el tratamiento plural, igualitario y no estereotipado, evitando toda discriminación por género u orientación sexual”.  

Sabemos que la protección de los derechos requiere, más allá de la letra de la ley, de políticas públicas activas que garanticen su cumplimiento.  Por eso, consideramos de suma importancia el trabajo que vienen realizando desde sus inicios tanto la AFSCA, a través del Observatorio de la Discriminación en Radio y Televisión (que realiza junto al Consejo Nacional de las Mujeres y el INADI), como la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual.

Como mencionamos en una carta dirigida recientemente a la Defensoría del Público con motivo de su tercer año de gestión, valoramos las acciones que ambos organismos llevaron adelante destinadas a promover los derechos de las mujeres, tales como la instancia de recepción de denuncias por parte de las audiencias; las reuniones celebradas con medios y productoras en clave pedagógica para impulsar la producción de contenidos no estereotipados e inclusivos desde una perspectiva de género; el impulso de iniciativas como la declaración del 2014 como Año de lucha contra la violencia mediática hacia las mujeres y la discriminación de género en los medios audiovisuales, en el marco del cual se realizaron múltiples actividades trabajando en conjunto con la sociedad civil, las universidades y otros espacios, dando lugar a la pluralidad de opiniones en pos de contenidos audiovisuales respetuosos de los derechos humanos en general y los derechos de las mujeres en particular.  

El trabajo de la AFSCA y la Defensoría es clave en la lucha para erradicar la violencia contra las mujeres y para comprometer a los medios de comunicación en tanto actores centrales para lograr una sociedad libre de violencia, más justa e igualitaria para varones y mujeres, objetivo que desde ELA compartimos. El Estado Nacional debe garantizar la continuidad de ese trabajo, que no debe ser puesto en riesgo.

 
 
 

Volver