Subscribite a nuestro newslatter
 
Contra el techo de cristal en las ciencias
 

Este 11 de febrero se celebra por primera vez el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, fecha que busca promover el acceso y la participación plena y equitativa en la ciencia para las mujeres y las niñas. 

(Buenos Aires, 11 de febrero de 2016) – Con el fin de lograr el acceso y la participación plena y equitativa en la ciencia para las mujeres y las niñas, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió proclamar el 11 de febrero como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. El día, celebrado en este año por primera vez, busca además lograr la igualdad de género y el empoderamientos de las mujeres y las niñas. 

Según información de la ONU actualmente, de acuerdo con un estudio realizado en 14 países, la probabilidad de que las estudiantes terminen una licenciatura, una maestría y un doctorado en alguna materia relacionada con la ciencia es del 18%, 8% y 2%, respectivamente, mientras que la probabilidad para los estudiantes masculinos es del 37%, 18% y 6%.

La perspectiva de género aplicada en la historia permitió mostrar que las mujeres contribuyeron al desarrollo de la ciencia desde sus inicios, teniendo que sortear miles de obstáculos para poder realizar su trabajo y ser reconocidas. La historia de la ciencia está plagada de robos de descubrimientos e invisibilización de las mujeres. Por ejemplo, Rosalind Franklin hizo grandes contribuciones a la comprensión de la estructura del ADN. Sin embargo, Watson, Crick y Wilkins, quienes ganaron el premio Nobel por el descubrimiento del ADN en 1962 ni siquiera mencionaron a Franklin al recibir el galardón. O en el caso de Marie Curie, si bien le otorgaron el Premio Nobel de Química junto a su marido Pierre por el descubrimiento que realizaron, sólo él habló en la ceremonia (reconociendo, sin embargo, el trabajo de su esposa que lo escuchaba entre el público). 

Un ejemplo más reciente del sexismo que perdura respecto de las mujeres en la ciencia fue protagonizado por el Premio Nobel de Medicina Tim Hunt, quien en una conferencia dijo: “Déjenme que les cuente cuál es mi problema con las mujeres. Tres cosas ocurren cuando uno comparte el laboratorio con ellas: se enamoran de uno, uno se enamora de ellas y cuando se las critica, lloran”. La repercusión mediática y el rechazo que estas declaraciones tuvieron a nivel mundial hicieron que Hunt tuviera que renunciar a su puesto en la Universidad de Londres. La respuesta en las redes sociales no se hizo esperar. En Twitter mujeres científicas comenzaron a subir fotos trabajando en los laboratorios con el hashtag #DistractinglySexy (que en castellano se traduciría como “perturbadoramente sensual”)..

En homenaje a las pioneras, a las actuales y a las que vendrán, dejamos un enlace con una lista de mujeres influyentes de la ciencia a nivel mundial. Nos queda pendiente un reconocimiento de nuestras científicas: construyamos juntas una versión local: Las 10 científicas más influyentes en el Día Internacional de la Mujer en la Ciencia

 

 
 

Volver