Subscribite a nuestro newslatter
 

Las políticas de cuidado y su vinculación con las fuerzas armadas

 

Natalia Gherardi participó de una actividad organizada por el Ministerio de Defensa con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora y la inauguración de un jardín maternal en la Base Naval de Zárate.

(Buenos Aires 21 de marzo de 2016) – Con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora y la inauguración de un jardín maternal en la Base Naval de Zárate (Provincia de Buenos Aires), la Dirección de Políticas de Género del Ministerio de Defensa de la Nación organizó la charla “Las políticas de cuidado y su vinculación con las Fuerzas Armadas”. Participaron como panelistas Carolina Urtea, director de Políticas de Género del Ministerio; Gala Díaz Langou, directora del Programa de Protección Social de la Fundación CIPPEC; Bertha Sanseverino, política uruguaya perteneciente al Frente Amplio; y Natalia Gherardi, directora ejecutiva de ELA.

En referencia a los avances en cuanto al reconocimiento de los derechos de las mujeres, Carolina Urtea comenzó su exposición remarcando los avances en el ámbito de las fuerzas armadas, entre los que destacó el trabajo de la oficinas de Género y Violencia Intrafamiliar al igual que la Comisión de Políticas de Género.  Urtea explicó que uno de los ejes principales de trabajo de la Dirección de Políticas de género va a ser fomentar una distribución más equitativa de las tareas relacionadas al cuidado de la familia y el hogar,  para contribuir a la conciliación de la vida laboral con la profesional.  “Consideramos que el cuidado, como dinámica social, personal y económica es un obstáculo importante para que muchas mujeres logren avanzar en su carrera”, opinó la titular de la Dirección.

Luego fue el turno de Díaz Langou, quien explicó que las políticas de cuidado pueden revertir la situación de doble jornada laboral de las mujeres y que el Estado puede intervenir a partir de tres tipos de políticas: tiempo para cuidar, dinero para cuidar y servicios de cuidado. La especialista señaló que al momento de analizar y llevar adelante políticas públicas de cuidado es indispensable, por un lado, resaltar la necesidad de avanzar hacia esquemas de corresponsabilidad social en materia de cuidado (entre el Estado, las familias y el mercado) y, por el otro, tener en cuenta un enfoque de parentalidad que redistribuya de manera más equitativa el cuidado al interior de las familias entre los varones y las mujeres.

Por su parte, Natalia Gherardi presentó los resultados de un relevamiento de la situación del cuidado de niñas y niños en Argentina. De acuerdo con este estudio, debido a la oferta insuficiente de servicios, en nuestro país el cuidado se resuelve de acuerdo a la disponibilidad de ingresos, de tiempo y la condición laboral de las personas adultas de los hogares. En este sentido , la directora de ELA señaló que la construcción de una agenda de cuidado debe tener como objetivo ampliar el abanico de opciones, para que las personas “puedan encontrarse en mejores condiciones de elegir la vida que desean vivir, en un marco de derechos, obligaciones y de justicia distributiva en la organización social”.

Uruguay es uno de los países de la región referentes en lo que respecta a políticas vinculadas con el derecho al cuidado. Bertha Sanseverino expuso sobre cómo fue aprobada la Ley N° 19.353 de Creación del Sistema Nacional Integrado de Cuidados (SNIC) y un análisis de su funcionamiento. “La creación del SNIC supuso un avance en la conquista de derechos para las mujeres, se trata de un hecho histórico que requiere de protagonismo y persistencia”, afirmó. La política uruguaya también enfatizó en la necesidad de involucrar a todas las instituciones, incluyendo los organismos estatales y los sindicatos que deben incluir estos temas en las negociaciones colectivas de trabajo.

La jornada dejó manifiesta que la iniciativa del Ministerio de incorporar el tema del cuidado a través de la Dirección de Políticas de Género es un buen paso que deben dar todas las instancias gubernamentales para que la organización social del cuidado sea justa. 

 
 

Volver