Subscribite a nuestro newslatter


La Voz del Interior (Córdoba). Ciudadanos. 02/06/2016

Violencia de género: qué implica la adhesión de Córdoba a la ley nacional

 

La Legislatura de Córdoba aprobó ayer la adhesión a la ley 26.485 de Protección Integral contra la Violencia hacia la Mujer. Cuáles son los alcances. Interactivo: las mujeres que nos faltan en Córdoba.

La Legislatura de Córdoba adhirió ayer a la Ley de Protección Integral de Violencia contra las Mujeres 26.485, que rige en todo el país.

¿Qué implica eso en la práctica? Aquí, una síntesis de lo que fue y lo que vendría.

Sin avances. Pasaron ya siete años desde que la ley se aprobó en el Congreso de la Nación, pero en la práctica eso casi no tuvo influencia. El Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA) publicó el año pasado un informe que señalaba el nivel de implementación y efectividad de las acciones que siguieron a la sanción de la ley, en 2009.

Aseguraban que hubo un avance en la creación de herramientas y en la implementación de políticas, pero que su coordinación, cobertura y alcance eran cuestionables. “La violencia contra las mujeres no se resuelve sólo con leyes”, precisaba el informe. Y agregaba: “Deben ser acompañadas por políticas públicas eficaces”.

Y señalaban que no existe aún un plan nacional contra la violencia, “aprobado, con amplia difusión pública y cuyo monitoreo y evaluación pueda hacerse a través de la verificación de información pública”.

#NiUnaMenosLa lámina de las mujeres que nos faltan (PDF).

Fondos. Al no haber programas específicos, no hubo fondos extras para las provincias, aun para las que adhirieron a la ley desde el principio. Ahora, el actual Gobierno nacional prometió que otorgará presupuesto para que, desde este mes, comiencen a girarse fondos a las provincias para estos planes.

Categorías. La ley no establece mecanismos sancionatorios de la violencia simbólica, pero su  aporte más importante es el de nombrarla y conceptualizarla. En su artículo 5 establece que la “violencia simbólica es la que a través de patrones estereotipados, mensajes, valores, iconos o signos transmite y reproduce dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales, naturalizando la subordinación de las mujeres en la sociedad”.  

La Ley 26485 condena la transmisión y reproducción por cualquier medio de mensajes, signos o íconos que impliquen discriminación, desigualdad o dominación porque naturalizan la subordinación de la mujer en la sociedad.

 
 

Volver