Subscribite a nuestro newslatter



Perfil. Sociedad. 02/07/2016

Impulsan que la Justicia incluya más mujeres

 

Con la jura de Horacio Rosatti, el debate volvió a instalarse. En la Corte sólo quedará Highton de Nolasco. 

Por Josefina Hagelstrom

Con la jura de Horacio Rosatti a la Corte Suprema esta semana, el debate sobre el acceso de las mujeres al Poder Judicial volvió a quedar expuesto. En agosto, cuando también jure Carlos Rosenkrantz, y la Corte se constituya con sus cinco miembros, sólo habrá una mujer entre ellos, Elena Highton de Nolasco.
En ese contexto, esta semana el Senado debatió en comisión una docena de proyectos de la oposición que buscan elevar el número de miembros del máximo tribunal (algunos incluso hasta 24, para que haya una representación por provincia), en dos aspectos: algunos con el foco en la representatividad federal, y otros en la de género. Del debate participaron organizaciones y representantes de la Justicia que impulsan mayor igualdad en ese poder, como Claudia Caputi, de la Asociación de Mujeres Juezas de Argentina (AMJA), que impulsa la campaña Más Mujeres Más Justicia; para quien la incorporación de mujeres es una “necesidad”. Diana Maffia, directora del Observatorio en la Justicia del Consejo de la Magistratura de CABA; y la diputada Cristina Alvarez Rodríguez, quien había presentado una impugnación a las candidaturas de Rosatti y Rosenkratz, para que en su lugar se nombre a una mujer, y un proyecto de igualdad en distintos ámbitos de poder.
“La incorporación de mujeres es importante porque es una obligación; y porque se debe garantizar el derecho de justicia distributiva, representando los intereses de género. El progreso de sus derechos se garantiza cuando hay más mujeres en la Justicia y eso quedó reflejado con la presencia de Elena Highton y Carmen Arbigay, que impulsaron proyectos como la Oficina de Violencia Doméstica y la Oficina de la Mujer”, explica Maffia.
Pero el debate de la composición de la Corte es, en verdad, un debate de todo el Poder Judicial. En Facebook, la campaña Más Mujeres Más Justicia que impulsa AMJA ofrece datos concretos de esta inequidad: que en el país, por ejemplo, todavía hay Cámaras y Tribunales Superiores integrados únicamente por hombres, y que el acceso de hombres y mujeres a la magistratura es de un 72,8% y de un 27,2% respectivamente.
“Las mujeres son las más pobres entre los pobres, las que menos oportunidades tienen de educarse y las que cobran menos que los hombres. En todas las instancias de representación política, esto puede revertirse si incluimos la paridad de género como herramienta fundamental”, opina por su parte Malena Galmarini, que desde el Frente Renovador impulsó una campaña que llegó a juntar más de 300 mil firmas para que se sumaran mujeres en la Corte.
Para Natalia Gherardi, abogada y titular del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), las mujeres en el Poder Judicial son “la garantía última para la protección de los derechos”, y asegura que aún “falta que la sociedad se haga eco”. Por eso, junto a Amnistía Internacional, lanzaron la campaña #MujeresALaCorte, que si bien surgió con ese objetivo, seguirá en otros ámbitos.

 
 

Volver