Subscribite a nuestro newslatter
 

Hora de dar la teta en la plaza

 

Una joven de 22 años fue increpada por dos policías en una plaza de San Isidro por amamantar a su bebé en la vía pública. Las mujeres respondieron organizando una “teteada masiva”.

(Buenos Aires, 22 de julio de 2016) - El 12 de julio, Constanza Santos de 22 años se sentó en una plaza de San Isidro para darle la teta a su bebé de 9 meses. Dos policías mujeres se acercaron para decirle que no podía hacerlo, que había una ley en contra de amamantar en público y le exigieron su DNI y el de su hijo. Ella se retiró del lugar pero contó su histpria y manifestó su indignación a través de las redes sociales,  donde cientos de mujeres decidieron organizarse y responder a la violencia institucional con una teteada masiva o pique-tetazo.

La propuesta es que mujeres que estén amamantando se junten en la plaza donde Santos fue increpada para darle la teta a sus bebés Página12 comenzó la cobertura del tema el 19 de julio con la nota Convocatoria a un gran pique-tetazo. Allí el autor, Horacio Cecchi, relató lo vivido por la joven y mencionó que uno de los comentarios de las policías que se acercaron a ella fue que existe una ley que prohíbe amamantar en público. La nota se centró tanto en las declaraciones de la protagonista así como el relato de la actitud de los policías: las dos mujeres se acercaron a Santos mientras otros dos oficiales, varones, se burlaban de la situación a unos metros de distancia. “A pedido de sus conciencias maspapistas y temerosas, dos mujeres de la Local enfilaron sobre la subversiva teta que sólo era imaginable por la postura, ya que el frío del momento obligaba a Coni a cubrirse y cubrir a su bebé”. Cecchi reflexionó sobre la desnudez del cuerpo femenino y la hipocresía que criticó a una mujer por exponerse mientras en los alrededores se veían locales con fotos de mujeres en lencería.

Por su lado, Crónica se centró en contar lo vivido por la joven. Ya desde el título de la nota demuestran indignación: Dar la teta en la plaza ahora es delito. El foco está localizado en la actitud de la policía y en que “cuando Santos se acercó a la comisaría para denunciar el hecho, ninguna seccional le quiso tomar la imputación”. La convocatoria a la manifestación aparece recién en el último párrafo, al igual que la declaración oficial por parte del municipio.

Tras la noticia inicial de la cobertura, tanto Crónica como Página12 publicaron una lista con información de los diferentes lugares donde se replicarán las manifestaciones. Página12 en la nota titulada Una Vía Láctea para el pique-tetazo hizo una comparación entre la espontaneidad de la convocatoria de esta marcha y la generada a partir de la consigna #NiUnaMenos: “De hecho, no sólo se viralizó el reclamo de Coni Santos en su imagen dando de mamar a su bebé, acompañándolo, sonriendo a su lado. También se multiplicó en miles la proclama al gran tetazo del sábado cuando un número incierto de mujeres en rol de madres aparezca en escena junto a sus bebés en pleno momento de alimentación de amor cálido”. Ambos medios utilizaron para ilustrar la nota una foto de una marcha de características similares que se realizó en México, donde por un tiempo se corrió el rumor que se iba a aprobar una ley que penalizaba a mujeres que amamantaran en público.

El 21 de julio La Nación y Página12 publicaron notas sobre la opinión pública en relación con las mujeres que dan la teta en público. Ambos medios se basaron en el mismo informe elaborado por la consultora Voices para la Liga de la Leche Argentina. La diferencia estuvo en el enfoque. En la pieza titulada Amamantar en público no es para pacatos, Página12 escribió: “tres de cada diez argentinos (sí, hombres) se sienten incómodos al ver cerca una mujer amamantando un bebé. Y a dos de cada diez mujeres les pasa lo mismo”. La Nación, en cambio, afirmó: “Si el 70% de los argentinos hubiese presenciado la escena en la plazoleta de San Isidro entre dos policías y la joven que estaba amamantando en público, seguramente habría intervenido para que la mujer pudiera seguir alimentando a su bebe de nueve meses”.
En Siete de cada 10 argentinos considera que no es tabú amamantar en público, La Nación destaca que la desinformación “es clave en estas respuestas” y que toda esta situación se está generando "a diez días de que comience la Semana Mundial de la Lactancia Materna”.

En La teta que ofende, publicada en el suplemento Las12 (de Página12), interpretaron que el rechazo a ver a una mujeres amamantando en la vía pública tiene que ver con un contexto socio-político: “No es casualidad que México y Argentina sean países gobernados por representantes de una descarnada versión del neoliberalismo que tiene en las fuerzas de seguridad un aliado seguro a quienes ni siquiera tiene que adoctrinar demasiado”. Compararon este hecho con otro ocurrido donde un hombre fue criticado (y bajado de un tren) por llevar un cartel contra el presidente.

Una vez más, las redes sociales ocuparon un rol fundamental. Además del apoyo a Santos manifestado por cientos de usuarios y usuarias, la convocatoria a la manifestación se viralizó y rápidamente se sumaron otras localidades del país donde se replicará la iniciativa.

A pesar de tener una ley (la 26.873) que busca fomentar la lactancia materna, el tema aparece en la agenda de los medios sólo si ocurre un hecho de estas características o ante alguna fecha puntual como la ya mencionada Semana de la Lactancia Materna. Sin embargo, en las cientos de palabras escritas se excluyó de la discusión a las mujeres que no pueden (o no quieren) amamantar a sus hijos, una cuestión no menor si tenemos en cuenta la estigmatización que pueden sufrir estas madres.Una vez más, la cuestión es la libertad de las mujeres a decidir sobre nuestros cuerpos. 

 

Volver