Subscribite a nuestro newslatter
 

La desinformación del debate sobre aborto

 

Convocados por el Centro de Estudiantes, integrantes de la agrupación Nuevo Encuentro realizó en el colegio Carlos Pellegrini una charla sobre educación sexual y despenalización del aborto. A pesar de tener la aprobación del colegio, los medios no tardaron en repudiar la actividad.  

(Buenos Aires, 20 de septiembre de 2016) - El pasado 1ro de septiembre, un grupo de especilistas de la agrupación Nuevo Encuentro asistieron al Colegio Carlos Pellegrini convocados por el Centro de Estudiantes, para dar una charla sobre educación sexual y despenalización del aborto. La difusión fue pública y la charla contraba con la autorización de las autoridades de la escuela. El escándalo y la polémica la armaron los medios de comunicación

La charla fue  dictada por integrantes del Frente de Mujeres, Tortas, Putos, Trans y Travas de Nuevo Encuentro de la Ciudad de Buenos Aires, quienes venían promocionando estos talleres en sus redes sociales. Este grupo se caracteriza por tener una militancia kirchnerista y feminista, los principales puntos de ataque de medios como Clarín y La Nación. El 8 de septiembre, ambos diarios publicaron notas sobre el evento que se llevó a cabo en el Pellegrini. Clarín fue quien más espacio le dedicó, publicando no sólo un informe especial (conformado por una nota y varios recuadros) sino también una editorial, titulada Curso de desorientación sexual en el Pellegrini, firmada por Ricardo Roa. Allí no solo estigmatizan al grupo encargado de la charla debido a su nombre sino que también mezcla los contenidos del taller y desinforma a su vez. “Hay una confusión: la sexualidad y la procreación no se resuelven con una píldora. Todo es afortunadamente más complejo y más profundo que decirles a chicos de 13 y 14 años: ‘hacé lo que quieras y después tomate una pastillita’”, escribe Roa. Por otro lado, la nota pone en duda las explicaciones del rector del colegio, Leandro Rodríguez, quien manifestó que la charla fue sobre la despenalización del aborto. El editorial concluye “Bajarles semiclandestinamente línea a los chicos no es liberador ni democratizador: es irresponsable. Es sencillamente manipulación de la peor”. En ningún momento dice que el taller fue organizado por el Centro de Estudiantes del colegio.

En la nota que Clarín diario publicó ese mismo día, titulada El colegio Pellegrini autorizó una charla que fomentó el uso de pastillas abortivas, aseguran en el primer párrafo que “dio una charla en la que se habló del aborto y de la utilización de la pastilla Misoprostol”. Más adelante , reproducen los comunicados del rectorado del colegio y de la representante a cargo del taller quienes explican, respectivamente, que “la charla giró fundamentalmente en torno a las diferentes posiciones sobre la despenalización del aborto y la problemática en la Argentina” y que “en ningún momento se les dijo a los chicos cómo hacer un aborto”.

La nota de La Nación, titulada La charla sobre aborto en el Carlo Pellegrini fue autorizada por el rector, comienza afirmando que la charla fue sobre el aborto, pero no especifica qué aspectos del tema se trataron. La principal fuente de información fue el rector del colegio quien aseguró que “no fue un encuentro sobre métodos abortivos, sino un ‘debate sobre la despenalización del aborto’" y que “la charla había sido solicitada por el centro de estudiantes y fue aprobada por el director”. El rector explicó que desde la sanción de la ley de Educación Sexual Integral (ESI) en 2006 en el colegio se realizan este tipo de charlas.

Otra de las fuentes citadas fue Emelina Alonso, abogada, militante de Nuevo Encuentro y una de las especialistas que participó de la actividad. Alonso aclaró que el debate sobre el Misoprostol surgió a partir de las consultas de las y  los estudiantes. Citando a Alonso, La Nación explicó que el medicamento está aprobado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y se incluyeron datos sobre la cantidad de muertes de mujeres que ocurren en el país debido a abortos clandestinos. El problema que destaca esta nota es el afiche promocional de la charla (que no se mostró en el colegio, sino que fue difundido en las redes sociales de la agrupación política) cuyo título es “Como hacerse un aborto con pastillas”. Tanto la nota como el recuadro de la misma indican que sólo una pequeña cantidad de estudiantes (45, con respecto al total del estudiantado) formó parte del debate y que “hasta anoche, los padres de los estudiantes no habían planteado quejas a la actividad organizada por un sector de ese centro de estudiantes".  

Al día siguiente la cobertura mediática del evento continuó. Clarín publicó dos notas: en la primera se centran en las consecuencias por la reperscusión mediática de la actividad. Bajo el título Investigan al Pellegrini por la charla de apoyo al aborto, la pieza insiste con que la charla fue “sobre el aborto y la utilización de una pastilla para interrumpir el embarazo”. En una cruzada por buscar responsables, la nota cuestiona al rector por haber autorizado el taller y aclara que el secretario de Educación media de la UBA (encargado de la investigación) consultará a quienes formaron parte del taller para saber “quién estuvo y qué se dijo”.

Ese mismo día, Clarín publicó otra nota titulada El misoprostol, un negocio que crece sobre todo en la Web, donde pretenden informar sobre la comercialización de la droga que “sufrió un aumento de precio del 87% desde noviembre del año pasado hasta ahora” y que en las farmacias casi no se vende pero “las ventas proliferan a través de Internet, con un negocio que movería más de 300 millones de pesos anuales”. La pieza detalla los motivos por los cuales se utiliza este medicamento y confirma que “en 2003 la OMS publicó la “Guía para un Aborto Sin Riesgos”, y en 2005 incluyó al misoprostol como medicamento esencial” aunque la Administración Nacional de Medicamentos alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) todavía no lo autorice. El cierre de la nota es convincente (y se contradice con las anteiores): “en marzo pasado, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU dictaminó que el Estado argentino tiene la obligación asegurar el acceso al aborto seguro con medicamentos: y reclama aprobar el uso ginecoobstétrico del misoprostol”.

Por su parte, Crónica se enfocó en la defensa del rector , mencionan que se generó una “interminable cantidad de críticas” y que “autoridades de Nuevo Encuentro también se encargaron de defender la charla, controvertida para muchos, que brindaron en el Pellegrini y aclararon que es una temática constante de sus debates”.

El diario que hizo la diferencia en la cobertura del hecho fue Página12. El 9 de septiembre publicó la nota Chicas y chicos que piden información y debate la única pieza que reconoció el protagonismo y le dio espacio al Centro de Estudiantes del Pellegrini que “negó que la charla que se realizó el jueves pasado en la institución fuera un “taller para abortar” como se intentó instalar desde algunos medios de comunicación, y aclaró que el debate giró en torno a la problemática de la ilegalidad del aborto”. El medio replicó el comunicado emitido por el centro donde explican cómo sucedieron los hechos: “una alumna preguntó sobre las pastillas para abortar y Emelina Alonso –que dictó la charla– ’le explicó los métodos aprobados por la Organización Mundial de la Salud. Eso duró, máximo, diez minutos’”. Los mismos estudiantes del colegio manifestaron su repudio a la cobertura mediática recibida. Página12 también le otorgó espacio a la palabra de Emelina Alonso, quien firmó la nota de opinión Cuando el compromiso militante molesta Allí explica ampliamente el trabajo que realizan en el Frente de Mujeres, Tortas, Putos, Travas y Trans de Nuevo Encuentro. “Militamos por la visibilidad del aborto seguro, por poner en el plano de lo explícito los 500.000 abortos por año que hay en nuestro país según cifras del Ministerio de Salud de la Nación”, expresó Alonso.

La cobertura de la actividad reveló en primer lugar cómo los medios de comunicación tienen el poder de crear realidad. Aunque los participantes del taller decían una cosa, los titulares reflejaban otra.

El debate en torno al aborto sigue siendo un tema polémico con voces a favor y en contra, e incluso para muchas personas continúa siendo un tema tabú. Pero lo que demuestra esta situación es que fueron los mismos adolescentes quienes abrieron el espacio para hablar del temas, defendiendo su derecho a acceder a una educación sexual integral. El peligro de la desinformación es producida también por los medios. Aquí vimos el ejemplo de la prensa gráfica pero los medios audiovisuales también le dedicaron horas a un debate más bien moralista de la cuestión, pasando muchas veces por alto o incluso restándole importancia al hecho de que el aborto es legal en Argentina en ciertas cinrcunstancias y sin embargo miles de mujeres mueren por año por no poder acceder a una práctica segura. Y aquí la información, lo que pedían las y los estudiantes del Pellegrini, es esencial para reclamar y garantizar derechos. 

 

Volver