Subscribite a nuestro newslatter
 
Por el acceso al aborto legal y seguro

El 28 de septiembre se recuerda a los gobiernos latinoamericanos que seis mil mujeres se mueren al año debido a complicaciones de abortos. En nuestro país los desafíos no solo se encuentran en garantizar el acceso a abortos seguros sino también que se respete el derecho a recibir información al respecto. 

(Buenos Aires, 28 de septiembre de 2016) - El 28 de septiembre se celebra el día de Acción Global por el Acceso al Aborto Legal y Seguro. La fecha fue elegida por la Asamblea del Movimiento Feminista Latinoamericano en el V Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe que se realizó en Argentina en 1990, considerando que las complicaciones por el aborto inseguro y clandestino constituyen la primera causa de mortalidad de las mujeres en muchos de los países de la región. Son más de 600 organizaciones de mujeres las que hoy se suman a la campaña por la despenalización del aborto en Latinoamérica y el Caribe.

En este marco la censura social y mediática que surgió tras la charla de educación sexual dictada en el Colegio de Educación Superior Carlos Pellegrini es un avasallamiento al derecho a la información y a una educación sexual integral que debería implementarse por ley. La comunidad educativa y las familias del Pellegrini emitieron un comunicado al respecto, repudiando entre otras cosas, “el tratamiento homofóbico que tiñó la cobertura periodística de estos medios y las expresiones lesivas respecto de organizaciones LGBTIQ.”

Nuestro sistema de representantes en el Congreso tiene una responsabilidad ineludible en este tema. Y esa responsabilidad es igual a la cantidad de mujeres que mueren por abortos inseguros. Es responsabilidad del Estado también que se garantice el derecho a la información y la libertad de actuación de las organizaciones que ayudan a la difusión de saberes para que las mujeres puedan realizar estas prácticas en un marco de mayor amparo.

El 28 de septiembre se constituye entonces como una fecha para reclamar no sólo por el Aborto seguro y legal, sino también por los derechos sexuales y reproductivos de todas las mujeres, los derechos de las lesbianas para acceder a la reproducción asistida, de las mujeres inmigrantes para garantizar su acceso a la salud. También es importante reivindicar que la educación sexual llegue a las escuelas y se respete la autonomía e identidad sexual de todas las personas.

Este año se cumplen además 21 años de la Convención de Belém do Para, donde los Estados se comprometieron a garantizar a las mujeres una vida libre de violencia. Que las mujeres estén sometidas a abortos clandestinos e inseguros y a morir por ello es una forma de violencia. Garantizar la salud y la igualdad de las mujeres es un imperativo de los derechos humanos. 

 
 

Volver