Subscribite a nuestro newslatter
 

Cada vez somos más
 

Integrantes de ELA participaron del Encuentro Nacional de Mujeres que reunió en Rosario 100 mil mujeres que durante tres días debatieron e intercambiaron opiniones y conocimientos para luego protagonizar una marcha masiva donde reclamaron por sus derechos.
 

(Buenos aires, 11 de octubre de 2016) - “Alerta que caminan mujeres feministas por América Latina” cantaban miles de voces el domingo por la tarde, mientras miles de mujeres marchaban por las calles de la ciudad de Rosario en la tradicional movilización de los Encuentros Nacionales de Mujeres (ENM). El sentimiento que prevalecía era justamente el de la unión y la sororidad, el estar avanzando todas hacia la misma dirección luchando unidas por nuestros derechos.

La 31ra edición de este Encuentro único en el mundo, se llevó a cabo el pasado fin de semana en la ciudad santafesina y, como en años anteriores, integrantes de ELA iajaron para ser parte. Rosario fue anfitriona por tercera vez. En el último encuentro rosarino, realizado en 2003, se vieron por primera vez los pañuelos verdes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. De la apertura, realizada en el Monumento a la Bandera participaron 70 mil mujeres de todas las provincias y también provenientes de otros países de la región. Durante la marcha, que ocupó más de 45 cuadras, las organizadoras calcularon que el número de asistentes ascendió a 100 mil.

La novedad en los talleres vino de la mano de la incorporación de temáticas no abordadas hasta el momento en la historia de los ENM como “Mujeres y Cannabis” y  “Mujeres afrodescendientes”. Además, retomando la experiencia del último Encuentro organizado en Rosario, se retomó el taller “Mujeres Trabajadoras Sexuales”. En aquel entonces, fue coordinado por Sandra Cabrera, dirigente de Ammar Rosario (Mujeres Meretrices de la Argentina), meses antes de su asesinato por la policía provincial. La concurrencia fue tal que el taller tuvo que funcionar distribuido en 6 comisiones.

Como siempre, el ENM aconteció de múltiples formas durante sus 3 intensos días de duración. Así, además de los talleres, hubo actividades culturales, radios abiertas, intervenciones, debates y feria. Además de las escuelas, donde funcionaron los talleres, las plazas constituyeron un espacio de esparcimiento y de encuentro.

Sin embargo, los medios masivos de comunicación brillaron nuevamente por su ausencia, poniendo de manifiesto la cultura patrialcal de su agenda que excluye a las mujeres. Solo se hicieron presentes al momento de la represión policial contra las manifestantes que se encontraban en las cercanías de la Catedral para ejercer una vez más violencia simbólica y mediática contra las mujeres. Unos pocos se atrevieron a señalar lo injustificado y violatorio de derechos del accionar policial.

Sin embargo lo sucedido al final de la marcha está lejos de ser la síntesis del ENM. Cada vez somos más y eso no tiene marcha atrás. Chaco nos espera en 2017 para seguir escribiendo la historia feminista.

 

 
 

Volver